Desafíos de la universidad en el mundo actual

El debate que se está dando en el país sobre el financiamiento universitario parece un buen momento para plantear diferentes aspectos relacionados con la calidad educativa, la tasa de graduados y la vinculación de las universidades con el mundo laboral y el de la investigación y el desarrollo.

Un reciente artículo de LA NACION planteó que cuestionar el sistema universitario no es sinónimo automático de voluntad de arancelamiento y privatización educativa: una revisión en serio del sistema universitario alcanza a las universidades privadas, que también tienen problemas. En la universidad pública sólo se gradúa el 1% de los estudiantes que están en el 20% más pobre de la Argentina, y el 44% de los estudiantes no aprueban más de una materia por año.

Lo primero que se plantea es la poca información que existe sobre un sector tan importante para el desarrollo del país. Poco sabemos sobre el impacto de la inversión del Estado en las universidades. En la Argentina contamos con 53 universidades públicas y gratuitas en sus niveles de grado. Se destinan aproximadamente 51.000 millones de pesos para su funcionamiento y estimamos que se gradúa menos del 15% de quienes logran acceder a este nivel educativo, mayoritariamente de los sectores socioeconómicos medio y medio-alto. Sin embargo, hay poca información transparente acerca de los verdaderos resultados de la formación universitaria y su calidad educativa.

Deberíamos exigir mayores y más transparentes rendiciones de cuentas sobre el retorno de esta inversión, en términos de la cantidad de alumnos que efectivamente se gradúan en la universidad y en qué orientaciones lo hacen; si éstas coinciden con aquellas más demandadas por el sector socio-productivo. También acerca de cuál es la inserción laboral resultante, el nivel de ingreso de las diferentes carreras y la movilidad social de los graduados.

Mientras que en la Argentina la educación superior está desfasada en relación con la demanda del sector socioproductivo, algunos países han podido ir adaptándola a las cambiantes realidades de la economía mundial logrando, a su vez, brindar una formación de calidad.

La carga horaria de las carreras en universidades nacionales de nuestro país, a veces de cinco a seis años más el ciclo básico, es mayor que en el resto del mundo, donde suele ser de cuatro y por lo general tampoco son gratuitas, y seguro hay un...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba