El desafío en tiempos de euforia

 
EXTRACTO GRATUITO

Es un momento de euforia para el rugby argentino. La gran actuación de los Pumas en el empate ante los Springboks y el estreno del Rugby Championship en suelo propio han generado una trascendencia que supera a los cultores de este deporte. Se percibe en el ambiente: hay, otra vez, una identificación muy fuerte de la gente con el seleccionado y expectativa sobre los compromisos que vienen, allá y acá, contra los All Blacks y los Wallabies.Lo del sábado en Mendoza fue un punto de partida. Porque, por un lado, los Pumas demostraron, con su corazón amateur y su presente profesional, que están en condiciones de dar pelea a los tres gigantes del rugby. Y porque, por el otro, la UAR aprobó su primera prueba de fuego en materia organizativa en el mundo poderoso de la Sanzar. "Muy bueno, muy bueno todo", dijo en castellano Greg Peters, CEO de la entidad que agrupa al tridente del Sur.Se lo ha afirmado en muchas ocasiones: esta experiencia que empieza el rugby argentino tiene mucho por ganar a futuro, si se la aprovecha como se debe hacerlo. Desde todo punto de vista: el juego, la difusión y lo comercial. En este último punto hay un dato bien concreto: nunca en su historia la UAR dispuso de tanto dinero. Es más: los patrocinantes siguen sumándose y los dos partidos que quedan este año, el de los All Blacks en La Plata y el de los Wallabies en Rosario, serán a estadio lleno.Pero las luces de las marquesinas no deben encandilar al rugby argentino. Se está creciendo a una velocidad impensada hace apenas...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA