El desafío de construir consensos

La palabra "consenso" encierra muchos matices. Se asocia a acuerdos logrados con esfuerzo, a renunciamientos en aras a un bien mayor, a un nivel de conciliación que puede contemplar una discrepancia con diversos tonos de divergencia. Dispara, en definitiva, una serie de interpretaciones que habrán de tener un común denominador. Indispensable herramienta, la construcción de consensos enriquece tanto la política interna como a los vínculos entre naciones, promoviendo caminos de prosperidad, paz y armonía.

Fue Nelson Mandela (1918-2013) el primer líder que tiñó a esta palabra con el peso específico de su inconfundible perfil. Tras 27 años de haber estado recluido en una inhumana prisión de menos de tres metros cuadrados, antes de soñar con erigirse en el líder de la comunidad sudafricana que reclamaba contra el apartheid, por instituciones democráticas y libertades individuales, advirtió desde su durísima experiencia que el tejido social quebrado por un sistema perverso debía ser reparado.

¿Cuál fue su primer gesto al abandonar la cárcel? En un acto que sustituyó a un millar de palabras posibles, invitó a compartir su mesa familiar a dos de sus carceleros. Durante su encierro, incluso, aprovechó para aprender el idioma de sus enemigos, en otro gesto dirigido a mejorar la comunicación y la predisposición al diálogo con ellos.

Mandela se atrevió a cruzar todo tipo de fronteras intelectuales y emocionales; superó aquellas construidas desde el odio y el resentimiento para poder extender su mano al prójimo en un afán por conciliar la paz, dando él mismo los primeros pasos en esa laboriosa y difícil tarea. Afirmaba a viva voz Mandela "...si quieres hacer las paces con tu enemigo, tienes que trabajar con tu enemigo. Entonces, él se vuelve tu compañero...". Bastaba, a su entender, con conocerlos y acercarse para que una opinión adversa pudiera rápidamente ser modificada. Dirigió sus más tenaces esfuerzos a conciliar, no solo con sus acérrimos enemigos, sino con aquellos que se encontraban cerca, en su propio entorno de trabajo, contaminados por prejuicios, tensiones, intereses y resentimientos que dificultaban los avances en el camino del acuerdo. Defendió con convicción su pensamiento respecto de que los hombres siempre están más dispuestos a las guerras porque prefieren la épica del enfrentamiento antes que recorrer el angosto y difícil camino de la paz.

Mucho tenemos por aprender los argentinos de este carismático líder que supo hacer del...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba