El derecho y la vida social

AutorRomán Julio Frondizi
Páginas45-58
El derecho, el juez, la justicia: desde las visiones

45
III. EL DERECHO Y LA VIDA SOCIAL
SUMARIO

-
-

no estarían obligados, en principio, a mirar más allá. Consideran al
orden establecido como una organización positiva que no está en su
poder cambiar y a la cual deben adecuarse volente o nolente. Ellos
son sus intérpretes, no sus censores.
     
hace necesario ir más allá, para hallar la materia que el derecho
-

de determinar la esencia del derecho.
Para avanzar en ella el jurista debe salir de su técnica ordinaria
y ver las cosas también desde los puntos de vista del sociólogo y del

1. Una visión desde la Sociología

compuesta por los intereses de las personas. Algo así como lo que
        -
terés es id quod interest. Es todo lo que le importa al hombre, lo
que merece la pena, aquello a lo cual se da valor. Consiste en una
ventaja que se pretende mantener cuando se la goza o que se quiere
adquirir cuando aún no se la goza.
Al menos en cierto sentido al interés se lo podría asimilar con la
necesidad. Pero las necesidades del hombre no son solamente de
orden material, sino también de orden moral y de orden espiritual.
Junto a la necesidad de alimento, de vivienda, de ropa está la nece-
sidad de libertad, de seguridad, de religión, de honor -que, desgra-
ciadamente, parece haber caído en desuetudo-. Por otra parte, como
han hecho notar los economistas, las necesidades son innumera-

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba