El Derecho como escudo ante el Maltrato Animal ¿Utopía o posibilidad?1

Autor:Alejandra Evangelina Martínez Perdomo
Páginas:391-406
 
EXTRACTO GRATUITO
TRABAJOS DE GRADO | 391
El Derecho como escudo
ante el Maltrato Animal
¿Utopía o posibilidad?1
Alejandra Evangelina Martínez Perdomo
1. Introducción
Nos hemos esforzado tanto por construirnos como seres
invencibles y superiores, que cada año que transcurrimos sobre
este planeta corrompe nuestras bases atentando contra nues-
tros valores.
En cierto estadio de situaciones, pareciere que hubiésemos
olvidado que un ejemplo de ser humano sólo se alcanza a través
de los buenos actos y pensamien tos. Recurrimos constantemente
a una violencia injustificada; tenemos sed de dañar y de sentir

tar una vida con la cual no sabemos siquiera comunicarnos.
Hemos utilizado la belleza de nuestra mente para encerrar
almas; para crear cárceles donde los animales están limitados
sin haber cometido delito alguno, más que el de nacer.
Modificamos su material genético proporcionalmente al
crecimien to de nuestra ambición y egocentrismo; bloqueamos
toda señal de compasión y los trasladamos apilados para luego
colgarlos de una de sus extremidades y atravesar su arteria
principal con una cuchilla.
¿Dónde comienza tanta maldad, tanta frialdad, tanta
ceguera? ¿De qué forma nos vemos como para sentir que tene-
mos el derecho y poder de designar cuándo una vida comienza
y cuándo y cómo ésta termina?
La raza humana se ha dividido en especies. Algo totalmente
inimaginable hace algunos años, hoy se hace realidad a través
1 Instituto de Técnica Forense. Entrega Final. Montevideo, Uruguay. 2017.
REDEA. DERECHOS EN ACCIÓN
| Año 3 N° 6 | Verano 2017 / 2018
392 | TRABAJOS DE GRADO
de la diversificación de valores. Hay especies ruines, y especies
tormentosas. Hay especies frías, y habemos especies sensibles.
Sensibles a la vida, a la tranquilidad y a la armonía. Almas que
se disuelven ante tanta muerte, tortura y ponzoña.
El maltrato animal se ha incrementado a niveles catas-
        

2
1, que obliga a los Estados a cooperar en la bús-
queda de mentes que hoy lastiman a un animal, mañana a una
persona.
En parte, el presente trabajo se estructura sobre la base de
la impotencia. Impotencia por sentir pasión por un tema que
continuamente se delega a un último plano. Impotencia por la
pobreza en valores que esta sociedad está sufriendo. Impoten-
cia por todas las vidas que se van en nuestros brazos. Somos su
única esperanza; y su única amenaza.
2. El Derecho Animal como un estandarte de todos los
tiempos

límites a nosotros mismos. Es un reflejo de reconocimien to de la
gravedad de nuestros actos, de su profundidad, y de sus efectos
consecuenciales.
2 A partir del año 2011 países de todo el mundo buscan desesperadamente a Nicolás Buiga
Bueno alias “Asesino Knino” y Unai Velasco Barriga. El 8 de febrero del año mencionado, en
Badajoz (España), dieron muerte a Schnauzi y su hermano, cachorros de dos meses de edad,
a través de tortura psicológica durante once horas, obligándolos a comer sus excrementos,
tirándolos al piso para quebrar sus costillas, realizando en ellos la posición de “Cristo” –que-
brar su huesos de patas traseras a fin de que se articulen en forma contraria a la natural,
y dando vuelta sus patas delanteras–, empalándolos, cortando sus orejas, provocándoles
laceraciones y vertiendo ácido y agua hirviendo sobre sus heridas. El hecho fue conocido a
través de un video subido por ellos mismos a Youtube, donde se muestra todo el proceso
pero donde los asesinos se ocultan. Schnauzi fue asesinado después de su hermano, y la
cara de sus asesinos pudo ser identificada por el reflejo de éstas en los ojos del cachorro,
mirada que sólo pedía una explicación al porqué de tanto sufrimien to, y que sólo buscaba
el amor que en su corta vida nunca tuvo. Tal es la repugnancia que ha provocado el hecho,
que hasta el día de hoy Schnauzi sigue en todos nosotros, y las recompensas por la captura
de sus asesinos llegan incluso a los diez mil euros.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA