Derecho del consumo

Autor:Anabel Colombrero
Páginas:107-140
 
EXTRACTO GRATUITO
DERECHO DEL CONSUMO
Por Anabel Colombrero
Sumario: I. Introducción. II. Nociones de consumidor: 1. Eco-
nómica; 2. Jurídicas. III. En cuanto a la relación de consu-
mo. IV. Con relación a la empresa como consumidora y usua-
ria. V. Sobre las pymes como consumidoras. VI. Conclusio-
nes.
I. INTRODUCCIÓN
Vamos a abordar el tema del derecho del consumidor desde la ópti-
ca constitucional del art. 42, en su parte que dispone: “Los consumido-
res y usuarios de bienes y servicios tienen derecho, en la relación de
consumo, a la protección de su salud, seguridad e intereses económi-
cos; a una información adecuada y veraz; a la libertad de elección y a
condiciones de trato equitativo y digno […]”, para detenernos en:
1) Qué se entiende por relación de consumo y cuáles son sus
implicancias prácticas.
2) Si las empresas pueden ser consideradas consumidoras, poniendo
especial consideración en la situación de las pymes.
Para ello creemos necesario hacer previamente la siguiente aclara-
ción: no hay que identificar al derecho del consumidor solamente con la
Ley de Defensa del Consumidor (LDC), porque el derecho del consumi-
dor tiene un contenido más amplio que el de esta ley que no incluye
todas las posibilidades de protección a los consumidores ni excluye la
necesidad de promulgar otras leyes dirigidas específicamente a ese fin,
a pesar de que el art. 42 de la Constitución Nacional impone la obliga-
ción de dictar leyes necesarias para desarrollar el principio de protec-
ción a los consumidores y usuarios. Esta norma no pretende que este
desarrollo deba llevarse a cabo mediante una única ley de carácter
general (similar a un Código), sino que lo que ordena es proveer a la
tutela de los consumidores en todos los ámbitos en que sea necesaria.
ANABEL COLOMBRERO108
Por lo tanto, el derecho del consumidor no puede ser entendido
como un compartimento estanco, delimitado rígidamente por un es-
tatuto especial de consumo y restringido a las relaciones de ese tipo,
sino que, por su naturaleza, siendo un derecho de tercera genera-
ción, abarca un espectro más amplio a considerar en su conceptuali-
zación y tratamiento.
Es necesario previamente hacer una breve referencia a la identi-
ficación de la figura del consumidor. No resulta claro establecer un
concepto de consumidor, inclusive los modelos legislativos difieren, y
mientras algunos optan por una lectura amplia que incluye a todo
ciudadano, otros prefieren restringir el alcance a la persona que ad-
quiere bienes o servicios para darle un destino final. La problemática
no es menor, porque de esa categorización dependerán las facultades
para estar en juicio y constituirse en justa parte.
II. NOCIONES DE CONSUMIDOR
La actividad de consumo no se configura como un accionar aisla-
do, sino como una conducta social que vincula a una persona o grupo
de personas con otra u otras, y por tanto como una relación que por
su contenido es susceptible de una apreciación científica desde diver-
sas perspectivas. Así aparecen las nociones económica y jurídicas.
1. Económica
Ser consumidor es tener una posición final en el mercado, concep-
to que presupone de alguien que tenga una posición previa: a) el em-
presario o profesional, es decir, la existencia de un hombre en socie-
dad dispuesto a requerir bienes o servicios, bajo ciertas condiciones,
y b) otro hombre que, a su vez, esté dispuesto a entregar esos bienes
o prestar esos servicios en condiciones semejantes a las de aquél.
Desde la perspectiva que aquí estamos analizando, el consumo es
visto como resultante del desarrollo histórico del sistema de produc-
ción capitalista. Dentro de la lógica del mercado, es la última etapa
del proceso productivo “producción - distribución - consumo”.
2. Jurídicas
Esta perspectiva se bifurca en las siguientes:
a) Abstracta: incluye como consumidores a todos los ciudadanos
en cuanto aspiran a tener una adecuada calidad de vida. Ésta es una
DERECHO DEL CONSUMO 109
noción muy amplia que alude a consumidores potenciales, es decir,
aquellos que pueden ser perjudicados, sin llegar a la celebración de
un acto jurídico. Como señala BERCOVITZ: “Todos somos consumidores
en potencia, en cuando podemos llevar a cabo determinados actos que
nos calificarían como consumidores. Precisamente, esa noción de con-
sumidor potencial es la que permite establecer un nexo entre la noción
amplia de consumidor, esto es, de ciudadano-consumidor, y la noción
concreta, que depende de la realización de un acto determinado”1.
b) Legal: es mucho más concreta y procura determinar, dentro de
un plexo normativo específico, quién debe merecer la tutela específi-
ca que se dispense. “Las nociones concretas de consumidor se plas-
man legislativamente, tomando como punto de partida la situación de
debilidad en la que pueda encontrarse una persona o grupo de perso-
nas.” 2 Éste es el criterio seguido por nuestra Ley de Defensa del
Consumidor, que dispone en su art. 1º: “[...] Se consideran consumi-
dores o usuarios, las personas físicas o jurídicas que contratan a títu-
lo oneroso para su consumo final o beneficio propio o de su grupo
familiar o social [...]”.
III. EN CUANTO A LA RELACIÓN DE CONSUMO
La relación jurídica de consumo es una definición normativa
(MOSSET ITURRASPE, LORENZATTI, STIGLITZ, partiendo de que está regula-
da por la CN), y su extensión surgirá de los límites que la legislación
le establezca a sus elementos (sujeto, objeto y fuentes).
La mayoría de la doctrina coincide en que su referencia debe ha-
cerse de modo que abarque todas las situaciones en que el sujeto es
protegido: antes, durante y después de contratar, cuando es dañado
por un ilícito extracontractual o cuando es sometido a una práctica
del mercado; cuando actúa individualmente o cuando lo hace colecti-
vamente, ya que siendo la relación de consumo el elemento que deci-
de el ámbito de aplicación del derecho de consumidor, debe compren-
der todas las situaciones posibles.
1 BERCOVITZ RODRÍGUEZ CANO, Alberto, “Ámbito de aplicación y derecho de los
consumidores en la ley general para la defensa de los consumidores y usua-
rios”,
2 CARDENAS QUIROS, Carlos, Homenaje al Profesor Doctor Atilio Anibal Alterini,
Abeledo, pag.405

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA