Delitos contra la libertad

Páginas:490-491
 
EXTRACTO GRATUITO
R
Re
ev
vi
is
st
ta
a
d
de
el
l
I
In
ns
st
ti
it
tu
ut
to
o
d
de
e
E
Es
st
tu
ud
di
io
os
s
P
Pe
en
na
al
le
es
s
490
V
Delitos contra la Libertad
Sumario
§1.- J uzgado en lo Correccional nro. 2, causa nro. 510/05 , caratulada:
“Navarro, Norma Beatriz s/ amenazas agr avadas y amenazas”, rta. 28 de
febrero 2007. Las expresiones intimidatorias proferidas en un instante de ira
no configuran el ilícito de amenazas .
§1.- Las expresiones intimidatorias proferidas e n un instante de ira no
configuran el ilícito de amenazas.
“Entiendo, y así lo so stiene la doctrina y jurisprudencia mayoritaria, que l as
amenazas proferida s durante una discusión o en un momento de ira o como
consecuencia de un exabru pto, no pr ovocan el t emor que i mplica una
amenaza seriamente proferida por alguien que se encuentra sereno.
“Asimismo, con relación al aspecto subjetiv o del tipo penal, en cuanto al dolo
del que pro fiere la amenaza, c oincido en que la misma “...debe ser proferida
con una cierta refl exión, excluyente de la exaltación del ánimo propio de una
acalorada disputa. Por lo que, la amenaza espontánea, desprovista de un
previo proceso mental c rítico, nacida de un estado de ofuscación, no puede
sino constituir un desenfreno del lenguaje, no encuadrable en el precepto del
art. 149 bis primera parte del C ódigo Penal...” (Cámara Penal Azul, P 989 7
RSD-106-88 S 13-5-88, Juez Pagliere (SF) C.M. s/ Amenazas y lesion es
leves).
“El Tribunal de Casación P enal de la Provincia de Buenos Aire s se ha
pronunciado en igual sentido, así ha indicado que “...el manejo jurisdic cional
del delito de amenazas requiere especial cautela, habida cuenta que
técnicamente presenta di ficultades en su aplicación en orden al valor justicia,
que siempre requier e proporcionalidad y razonabilidad en la inflicción del
castigo, desde que la sanción de la amenaza proferida -que implica un
“minus” de actividad ilícita respecto d e la iniciación del proceso ejecutivo del
ilícito amenazado-, puede ser más severa que la punición de la tentativa de tal
ilícito o, incluso, que la señalada para el propio delito consumado. También
porque es propio de la psicología del ser humano acudir a la amenaza cuando
se encuentra ensalzado en dis putas o discusiones enojosas, o experimenta
impotencia para acabar con la actitud del oponente que se entiende ile gítima.
De ahí que la norma penal ha ya exigido, en anteriores formulaciones del tipo,
que las a menazas fu eran graves (ley 17.567) y también que hoy la
jurisprudencia excluya los excesos en el uso de la palabra que sean product o
de una acalorada discusión” (Tribunal Casación Penal de Bs.As. en causa
F.,G. s/ Recurso de casación 2-3-200 6).
(...)

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA