Delitos contra la Fe Pública

Páginas:190-191
 
EXTRACTO GRATUITO
R
Re
ev
vi
is
st
ta
a
d
de
el
l
I
In
ns
st
ti
it
tu
ut
to
o
d
de
e
E
Es
st
tu
ud
di
io
os
s
P
Pe
en
na
al
le
es
s
1
1
9
9
0
0
VII
Delitos contra la Fe Pública
Sumario
§1.- C.N.Crim. y Corr. Fed, “Funes, Ángel Roberto s/ procesamiento”, rta. 17 de
noviembre 2009. Diferencia entre d ocumento público y privado. Tesis civilista y no civilista.
Subtesis. Extracto el Dial.
§1.- Diferencia entre documento público y privado. Tesis civilista y no civilista. Subtesis.
“¿Cómo diferenciar entre documento público y documento privado? Como primera medida, es
importante tener en cuenta que el Código Penal no define lo que en él debe entenderse por
“documento público” (como sí lo hace, por ejemplo, con el concepto de “funcionario público” –
art. 77 C.P.). De allí que hayan surgido dos grandes grupos de corrientes doctrinarias, que
pueden a su vez subdividirse. Uno de esos grupos utiliza la definición de “documento público”
que nos brinda el Código Civil a los efectos de analizar la normativa penal (“interpretación
civilista”), y el otro sostiene que no debe circunscribirse el concepto, en el ámbito del derecho
penal, a su definición civil (“interpretación no civilista”).”
“El artículo 979 del Código Civil establece, en su parte pertinente, que “[s]on instrumentos
públicos respecto de los actos jurídicos: 2° Cualquier otro instrumento que extendieren los
escribanos o funcionarios públicos en la forma que las leyes hubieren determinado”.”
“La “interpretación no civilista” considera que no debe circunscribirse el concepto de
documento público a la definición otorgada por el Código Civil. Esta vertiente considera que
“…instrumento público al tenor de la ley penal no son únicamente los que extienden los
escribanos o funcionarios públicos ´en las formas que las leyes hubieren determinado´, pues
ellos no agotan todo el material que la ley penal ampara en orden a la genuidad y veracidad
protegiendo la fe pública.”
“La “interpretación no civilista”, entonces, amplía notoriamente el espectro de documentos que
pueden ser considerados “públicos” ya que no exige que éstos emanen de un funcionario
público, ni coloca alguna otra limitación al concepto.”
“Entendemos que la “interpretación no civilista” debe ser descartada por dos motivos. El
primero de ellos es que interpretar los tipos legales que incluyen el concepto de documento
público de la manera en que esta tesis sugiere permitiría tachar estos tipos legales de violatorios
del principio de legalidad, en su derivación del mandato de certeza y de máxima taxatividad
(artículo 18 de la Constitución Nacional, y tratados constitucionales). El concepto de
“documento público” sin ningún tipo de especificación ni definición, luce a todas luces vago e
impreciso. Esto violenta el principio de reserva de ley.”
“El segundo motivo que nos lleva a desechar la “interpretación no civilista” se basa también en
el principio de legalidad, en su derivación de prohibición de analogía, y su consiguiente
principio de interpretación restrictiva.”
“Esta prohibición de interpretación extensiva determina que deba adoptarse la interpretación
más restrictiva, siempre que ella sea razonable. Por estas razones, entendemos que debe
adoptarse la “interpretación civilista”.”
“La “interpretación civilista” puede, a su vez, subdividirse en distintas vertientes. Una de ellas
puede ser denominada la tesis de “restrictividad máxima”. Según esta visión, “…solamente son
instrumentos públicos, los que se encuentran enumerados en el art. 979 del Código Civil pero
éste no dice que cualquier instrumento que extiendan los escribanos o funcionarios públicos en
la forma que las leyes hubieren determinado es un instrumento público, sino que…ha de

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA