El déficit habitacional: los contrastes de un drama siempre a punto de estallar

 
EXTRACTO GRATUITO

Vista desde la calle, la casa de Salguero 989 es una casa más. Puerta bien alta de dos hojas en el centro, una persiana metálica a cada lado. Pero lo primero que se ve al entrar en este caserón de Almagro es un policía de consigna. Está sentado en un hall en penumbras, al pie de una escalera que lleva al primer piso. Desde el fondo, un perro ladra sin parar a los recién llegados. Está tan alterado, como el ánimo de las 21 familias, unas 80 personas que se apretujan en una veintena de habitaciones. Podría pensarse que están en el peor de los mundos. Pero les falta caer un escalón más: el martes 16, a las 8 de la mañana, la policía va a desalojar el lugar, en una causa penal por usurpación.

En la casa, no hay valijas armadas ni clima de mudanza. Las familias saben que el lugar no les pertenece, pero esperan que la Justicia postergue el desalojo, por cuestiones humanitarias. La mayoría no tiene a dónde ir. Como Janina Haro, una peruana de 31 años, que llegó a la Argentina en 2009 y vive hace un año en un cuarto de 10 metros cuadrados, junto con su esposo y sus cuatros hijos.

"Lo pagamos 10.000 pesos. Entramos en el juego, nos estafaron", cuenta, resignada, en el patio central. Una decena de chicos revolotean bajo tres sogas con ropa que se seca al último sol de la tarde. "En los hoteles no nos aceptan con hijos. Los chicos no pueden estar en la calle en Nochebuena", dice, casi en un ruego.

Uno de cada cuatro habitantes de la Argentina, a los que no se les respeta el derecho constitucional de una vivienda adecuada. Es un estado de emergencia que resiste y se afianza, pese a la política pública del gobierno kirchnerista, el que más invirtió en vivienda en las últimas décadas.

Es una crisis que año tras año estalla en episodios de violencia y muerte, como los del , en 2010; , en 2011, y la , en agosto pasado. Es un tema ausente en la agenda de campaña de los principales candidatos.

Para entender la complejidad del problema se pueden contrastar dos conjuntos de cifras. Lo hecho por el gobierno nacional y la variación estadística registrada entre los últimos dos censos. Entre junio de 2003 y julio de 2014, se concretaron 881.685 soluciones habitacionales, en beneficio de más de 4 millones de personas.

El número incluye 449.837 viviendas nuevas y 431.848 refacciones y ampliaciones. Es la misma cantidad que la realizada en los 25 años anteriores, según cifras del Consejo Nacional de Vivienda. Eso sin contar el Procrear, el plan lanzado en 2012 por la Anses, que otorgó créditos a tasa subsidiada con los que se comenzó la construcción de 140.000 casas en todo...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA