En defensa de la privacidad

 
EXTRACTO GRATUITO

La privacidad es el derecho a salvaguardar lo que es íntimo, es un ámbito particular y personal sobre el que las personas tienen derechos. Jurídicamente, implica la defensa de datos e información propios que puedan ser usados con fines no declarados y empleados por entidades públicas o privadas con diversos objetivos. Es evidente que la protección de ese derecho se ha ido exponiendo cada vez a mayores riesgos de ser vulnerada con el avance de la tecnología en las comunicaciones, sumado a que la cuestión ahora también se plantea en una dimensión global. El conocimiento de las conductas ajenas adquiere relevancia, pues permite anticiparse y controlar sus efectos con fines que pueden ser bélicos, terroristas o políticos, pero que mayoritariamente involucran a la vida individual, familiar o social poniendo en jaque contenidos propios de la esfera personal que, como tal, debe ser respetada y preservada.El problema se agravó con el cambio dramático de paradigma que tuvo lugar a partir del atentado contra las Torres Gemelas, que hizo que las garantías y derechos individuales cedieran frente al valor seguridad. A ello coadyuvó la expansión de las comunicaciones en el mundo, y se agudizó al tomarse conocimiento de que algunas empresas de telecomunicaciones suministraban datos a la Agencia Nacional de Seguridad de los Estados Unidos. Esa conducta se alimentó, por una parte, de un afán por captar información como un recurso poderoso al servicio de la defensa del país y, por otra, de un concepto ligado al peligro de lo externo –o de lo extranjero– que daba razones para ejercer una vigilancia sin restricciones, aun cuando significara una violación al derecho a la privacidad.Esa amenaza a la libertad de los seres humanos, que era conocida o sospechada, quedó públicamente en evidencia hace pocas semanas, al difundirse el sonado caso del agente Edward Snowden. Los sucesos causaron la justificada reacción...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA