Del decorado a la escenografía

Abro el Diccionario del Teatro , de Patrice Pavis, en la voz Escenografía, y leo: "La skénographia es para los griegos el arte de adornar el teatro, y el decorado pictórico que resulta de esa técnica. En el Renacimiento, la escenografía es la técnica que consiste en dibujar y pintar un telón de fondo en perspectiva. En el sentido moderno, es la ciencia y el método del escenario y del espacio teatral, es también por metonimia, el decorado mismo que resulta del trabajo del escenógrafo. En la actualidad, la palabra se impone cada vez más, reemplazando a decorado, para superar la noción de ornamentación y de envoltura que todavía se atribuye a la concepción anticuada del teatro como decoración. La escenografía marca adecuadamente su deseo de ser una escritura en el espacio tridimensional [al cual, incluso, habría que añadirle la dimensión temporal], y no ya un arte pictórico del telón de fondo, como lo fue por largo tiempo hasta el naturalismo".Durante mis primeros años como espectador (desde los seis hasta los dieciséis, aproximadamente), no se usaba otra palabra que "decorado". Conviene recordar que fue don Antonio Cunill Cabanellas quien introdujo aquí la escenografía corpórea, en las históricas temporadas producidas en el Odeón por Enrique Susini, a comienzos de los años treinta.La palabra "decorado" tuvo siempre cierta connotación algo despectiva, atribuyéndole la sola intención de ser un ornamento. "Escenografía" se relaciona en mi memoria con el teatro independiente, donde se formaron...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba