El Trabajo Decente es un instrumento apropiado para enfrentar la crisis

 
EXTRACTO GRATUITO

Fuente: OIT. http://www.ilo.org/.

En medio de la creciente preocupación sobre el impacto de la turbulencia económica sobre trabajadores, empleadores y gobiernos, el Consejo de Administración de la Oficina Internacional del Trabajo (OIT) dio hoy los primeros pasos hacia el lanzamiento de un diálogo social sobre empleo y políticas sociales a nivel global, con el objetivo de superar los desafíos de la creciente crisis financiera internacional.

La decisión llega en medio del fuerte apoyo que la estructura tripartita de la OIT y su Agenda de Trabajo Decente recibieron por parte jefes de estado y organizaciones internacionales, incluyendo el Presidente del Gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero, su par de Francia, Nicolas Sarkozy, el Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, y el Secretario General de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, Angel Gurría.

"La conclusión central es que la Agenda de Trabajo Decente es un instrumento apropiado para enfrentar la crisis", dijo el Director General de la OIT, Juan Somavia. "Existe un fuerte mensaje de que el diálogo tripartito con las organizaciones de trabajadores y empleadores debe jugar un papel central en el abordaje de la crisis económica y en el desarrollo de políticas".

La reunión del Consejo de Administración tuvo lugar en momentos en que aparecen nuevos informes mostrando el impacto negativo de la crisis financiera sobre la economía global, así como datos preliminares indicando una caída en el crecimiento económico para lo que resta del año y más aún para el año entrante. Los datos de la OIT señalan que el desempleo a nivel mundial podría incrementarse en 20 millones de personas hacia finales de 2009, y que el número de trabajadores pobres que viven con menos de dos dólares estadounidenses al día también podría aumentar.

"Se requiere una acción urgente al respecto", dijeron el Presidente y los Vicepresidentes de los Trabajadores y Empleadores del Consejo de Administración en una declaración especial sobre la crisis financiera y económica. "Necesitamos medidas globales y coordinadas para reducir al mínimo la duración y la magnitud de la recesión de la economía mundial, así como para luchar contra las posibles consecuencias adversas en el ámbito social y acelerar la recuperación".

La declaración identifica una serie de medidas que serían necesarias para "abordar el impacto de la crisis en la economía real y proteger a las personas, apoyar a las empresas...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA