El deber de seguridad y la salud en el trabajo. Una lectura alternativa

Autor:Rodolfo E. Capón Filas
 
EXTRACTO GRATUITO
Capón Filas, El deber de seguridad y la salud en el trabajo. Una lectura
1
El deber de seguridad y la salud en el trabajo.
Una lectura alternativa*
Por Rodolfo E. Capón Filas
“La vida de un joven trabajador vale más que todo el dinero del mundo”.
José Cardijn, fundador de la Juventud Obrera Cristiana
“En el fenómeno del poder resalta lo que hay de contradictorio en la vida humana.
El poder del hombre sobre la naturaleza y sobre el ser humano mismo crece continuamente
y a un ritmo cada vez más acelerado. Pero ¿crece al mismo tiempo la capacidad del hombre
para controlar su propio poder, adoptar la actitud debida frente a él, someterlo al orden debido,
lo que al mismo tiempo significa ser independiente de él? Vemos que las más poderosas
posibilidades científico-técnicas de destrucción han ido a caer en la zona de influencia
de los instintos de la masa: voluntad política de poder y el afán de posesión”.
Guardini, Romano, La existencia del cristiano, Madrid, BAC, 1997, p. 193.
1. Introducción
¿Por qué empezar este análisis con una referencia al poder sobre la naturaleza
y sobre los hombres? Porque un tema tan complicado como el de la salud en el tra-
bajo, si bien estructuralmente propio de la ética y del derecho, actualmente funciona
como faceta del poder dentro de la empresa y en el seno mismo de la sociedad civil.
¿Por qué se demora una nueva ley de riesgos del trabajo y una inserción de las
aseguradoras en el sector estatal o en el área social de la economía, retirándolas de
la esfera privada? ¿Por qué se demora la implementación de comités mixtos o tripar-
titos de higiene y seguridad en el trabajo? Tal vez porque nadie quiere perder: los
sindicatos no están dispuestos a desprenderse de las ART en su poder, los emplea-
dores no tolerarán que los trabajadores o los delegados del personal vigilen la mar-
cha de la empresa, el gobierno y el Congreso no están dispuestos a enemistarse
con sus “amigos”. Conclusión: los trabajadores seguirán siendo rehenes de una si-
tuación que les viene impuesta. Ante semejante posibilidad (“tal vez” se ha señalado
anteriormente) la presente ponencia intenta que, como Descartes, despertemos de
nuestro sueño dogmático y logremos que el axioma romano nemo laedere neminem
potest se concretice en estas lejanas playas del sur, en el límite de occidente.
2. Lugar del hombre en el mundo
Si aceptamos como hipótesis que el hombre es un ser ecosistémico, pasional,
social, racional, sostenido en la existencia, toda la prepotencia derivada de conside-
rarlo solamente como animal racional, cede. Demasiada ruina ha causado esa con-
cepción y no siendo menor la que surge de manejarse con expresiones como fuerza
de trabajo, mercado de trabajo y similares. Las mismas encierran el concepto de tra-
bajo-mercancía, vituperado por las grandes corrientes filosóficas y religiosas y re-
chazado por la OIT en su Constitución.
* Bibliografía recomendada.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA