El debate por la intervención judicial envalentona otra vez a la Tupac Amaru

 
EXTRACTO GRATUITO

El proyecto de un sector del Frente de Todos para intervenir el Poder Judicial jujeño envalentonó a los militantes de la Tupac Amaru, que ansían la liberación de su líder, Milagro Sala.Aunque la organización barrial está debilitada y actualmente goza de una porción ínfima del poder y de la estructura que llegó a detentar hasta 2015, aún hay un remanente de seguidores fervientes de Sala que en los últimos días levantaron el perfil y lanzaron advertencias a los exmilitantes de la Tupac, muchos de los cuales siguen viviendo en los barrios sociales construidos a través de la agrupación. La esperanza de rearmar a la agrupación incluso tiene nombre: "Nueva semilla".Un grupo de vecinos de El Cantri, el barrio emblema de la Tupac en Jujuy, aseguró a LA NACION que en las últimas semanas se volvieron más frecuentes las amenazas y las promesas del resurgimiento de la organización. Las advertencias nunca cesaron, pero se habían reducido a medida que la Tupac se desintegraba.Según relataron los testimonios de quienes formaron parte de la agrupación en otros años, comenzó a haber reuniones en los barrios adelantando que Sala podría ser liberada. La dirigente está detenida en su casa del barrio Cuyaya, con prisión domiciliaria y condenada a 13 años de prisión por la justicia provincial."Se están reorganizando. Lo llaman 'La nueva semilla', dicen que son 'nuevas raíces' de la Tupac, pero por ahora no tienen la convocatoria que esperaban. Son pocos", relató una extupaquera que vive y trabaja en El Cantri y pidió mantener su nombre en reserva por temor a represalias. La vecina aseguró que evalúa irse del barrio si el kirchnerismo logra hacerse con el control de la Justicia local.El movimiento reciente de los tupaqueros, sin embargo, todavía se da en las bases. En la capital provincial, ciudad donde la Tupac solía hacer sus demostraciones de poder, aún no se registraron nuevos movimientos.LA NACION consultó al Centro Provincial de Adultos Mayores (Cepam), que hasta 2015 fue sede central de la agrupación en el centro de la ciudad y alojaba la oficina principal de Sala. Voceros del predio indicaron que no recibieron mensajes más allá de las amenazas aisladas y cotidianas. Sala había mandado a decir, tiempo atrás, que de ser liberada su primer objetivo sería recuperar el control de ese edificio.Los extupaqueros, considerados traidores por Sala, cuentan que se terminó la calma tensa que se vivía desde que Alberto Fernández llegó a la presidencia, cuando había...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA