Un debate hot en el Gobierno, que promueve la grieta entre la CGT y la UIA

 
EXTRACTO GRATUITO

"A veces los CEO necesitan asesoramiento sólo para que le den la razón". La chicana contra algunos ministros de volaba ayer en los pasillos de la Unión Industrial Argentina (UIA). El dardo envenenado vino a cuento de la noticia -publicada por Perfil- de que el Ministerio de Producción pidió propuestas de planes de competitividad a, entre otros actores, la Cámara de Comercio Argentino Estadounidense para aplicar a sectores golpeados como el textil o automotor. "Tenemos tres cámaras textiles y siete economistas", critican.

Hoy habrá catarsis en sendos almuerzos de las dos vertientes de la UIA -Industriales y la Celeste y blanca- y luego en la junta ampliada. Todavía no se calma el enojo de los hombres de negocios por la descripción de la UIA como una entidad "sin representatividad", explicación gubernamental para interpretar el quiebre del pacto antidespidos en el sector industrial. "Lo único que hacen es ampliar la grieta entre los trabajadores y los empresarios", afirman en la entidad. Allí ya aseguran que la UIA sumará asesores a todas las reuniones entre funcionarios y las cámaras empresariales: no dudan de los datos oficiales de importaciones, pero sí de las interpretaciones de Producción.

En el Gobierno reconocen la frágil situación del empleo en sectores como calzado y textiles. Para ellos, piensan...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA