Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala G, 14 de Marzo de 2019, expediente CIV 015496/2014/CA001

Fecha de Resolución14 de Marzo de 2019
EmisorCamara Civil - Sala G

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA G

D., A.M.c.S., J. A. Y OTRO s/DAÑOS Y PERJUICIOS

(ACC.TRAN. C/LES. O MUERTE)

E.. n° 15496/2014/CA1

En la Ciudad de Buenos Aires, Capital de la República Argentina, a los 14 días de marzo de Dos Mil Diecinueve,

reunidos en Acuerdo los Señores Jueces de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, para conocer en el recurso de apelación interpuesto en los autos caratulados: “D., A.M.c.S., J. A. Y OTRO

s/DAÑOS Y PERJUICIOS (ACC.TRAN. C/LES. O MUERTE)”

respecto de la sentencia de fs. 226/234, el Tribunal estableció la siguiente cuestión a resolver:

¿ES JUSTA LA SENTENCIA APELADA?

Practicado el sorteo resultó que la votación debía realizarse en el siguiente orden: Señores Jueces de Cámara Doctores MARIA ISABEL BENAVENTE - CARLOS A. CARRANZA

CASARES - CARLOS ALFREDO BELLUCCI

A la cuestión planteada la Señora Juez de Cámara Doctora BENAVENTE dijo:

I.A.M.D. demandó a J.A.S. por los daños y perjuicios que le fueron ocasionados a raíz del accidente ocurrido el 19 de septiembre de 2013 a las 15.30 horas aproximadamente.

Del escrito de postulación surge que el siniestro se produjo en circunstancias en que la actora se disponía a detener un taxi en la intersección de la avenida C. y G.C., de esta ciudad. Descendió sobre la senda peatonal y se asomó a la calzada. En dichas circunstancias, fue embestida por el vehículo Fiat Siena -dominio …- conducido por S., que había traspasado la referida senda,

se detuvo en la ochava y realizó marcha atrás en forma abrupta.

Fecha de firma: 14/03/2019

Alta en sistema: 01/04/2019

Firmado por: M.I.B.-.C.A.C.C.-.C.A.B.

Como consecuencia del impacto la actora cayó al suelo y se lesionó las piernas. Se apersonó personal policial y fue trasladada en ambulancia a la Clínica Santísima Trinidad.

La Nueva Cooperativa de Seguros Limitada se presentó y reconoció la cobertura. Negó pormenorizadamente los hechos y la documentación acompañada (cfr. fs. 77/93), desconoció los distintos montos reclamados y expuso su propia versión de lo ocurrido. Relató

que el día y hora mencionados en el escrito de inicio, la actora se dispuso a detener un taxi en la avenida C. a la altura del 4600.

Negó que el descenso que adujo la actora se hubiera efectuado en la senda peatonal. Agregó que a causa del impacto la accionante cayó al suelo sin poder levantarse. Posteriormente arribó personal policial y una ambulancia, que trasladó a D. a la Clínica Santísima Trinidad. A

fin de deslindar la responsabilidad achacada, invocó como eximente la culpa de la víctima.

J.A.S. se presentó a fs. 101/102 y adhirió a la contestación efectuada por su seguro.

En la sentencia de fs. 226/234 el Sr. Juez de grado admitió parcialmente la demanda entablada y condenó al accionado a abonar la suma de $730.000 con más sus intereses y costas. Hizo extensiva la condena contra La Nueva Cooperativa de Seguros Limitada en los términos del art. 118 de la ley 17.418.

El fallo de primera instancia fue apelado por el emplazado y su seguro (fs. 235), quienes expresaron agravios a fs.

245/251, los que fueron replicados a fs. 280/285. Primeramente, ante la desestimación de la prueba testifical dispuesta a fs. 125/126, los recurrentes solicitaron su producción en esta instancia (art. 260 inc. 2°

Código Procesal), y fue admitida en la resolución de fs. 252/253.

Asimismo, cuestionaron la responsabilidad atribuida y la cuantía de los montos por los que prosperó la indemnización.

Fecha de firma: 14/03/2019

Alta en sistema: 01/04/2019

Firmado por: M.I.B.-.C.A.C.C.-.C.A.B.

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA G

  1. No se encuentra discutido que por imposición de las normas sobre derecho transitorio (art. 7 CCyC), resulta aplicable en la especie el código civil sustituido en tanto los hechos que dieron lugar a la acción tuvieron lugar el 19 de septiembre de 2013. Por supuesto,

    con excepción de la cuantificación del daño que ha de quedar gobernada por la nueva normativa.

  2. Los recurrentes sostienen que el a quo les denegó la única prueba a fin de acreditar la ruptura del nexo causal para exonerarse de la responsabilidad que se les endilga. Argumentan que la testigo presencial S.T. fue individualizada en la denuncia de siniestro acompañada efectuada el 20 de septiembre de 2013, es decir al día siguiente de ocurrido el infortunio (cfr. fs. 72 y 75).

    En atención al resultado obtenido en sede penal, en donde se mandó archivar las actuaciones (ver fs. 67/68 de la causa n°

    57242/2013 que tengo a la vista), por aplicación de lo dispuesto en el art. 1103 de la ley sustantiva, es menester analizar in totum los elementos de juicio incorporados a la causa para determinar si existe obligación de responder civilmente por los daños que la víctima dice padecidos. Ello es así por cuanto la absolución (o el sobreseimiento)

    en sede penal -y a fortiori el archivo de las actuaciones- sólo tiene fuerza de cosa juzgada en el juicio civil cuando estuvieran basados en la inexistencia del hecho o en la no autoría del acusado y además,

    porque la responsabilidad penal y la civil no se confunden por cuanto se aprecian con criterio distinto, de manera que puede afirmarse la segunda aunque se haya establecido la inexistencia de la primera (CNCiv., en pleno, “A., G.c.C., J.L., del 2 de abril de 1946 ; L.L. 42, pág. 156; B.A., “Teoría General de la Responsabilidad Civil”, pág. 576; C.-T.R.,

    Derecho de las Obligaciones

    , 3ª edición, t° V, pág. 906).

    Por razones de orden lógico, cuadra examinar -en primer término- si las objeciones enderezadas a cuestionar la responsabilidad Fecha de firma: 14/03/2019

    Alta en sistema: 01/04/2019

    Firmado por: M.I.B.-.C.A.C.C.-.C.A.B.

    que el a quo atribuyó en su totalidad a J.A.S. han logrado su cometido.

    No se encuentra en discusión en esta Alzada la existencia del hecho fuente en las circunstancias de tiempo y lugar que se mencionan en el escrito de inicio.

    Cuando en un accidente de tránsito es herido un peatón -parte débil y vulnerable frente al riesgo del automóvil- el problema debe juzgarse a la luz de la teoría del riesgo creado que fue introducido en nuestro ordenamiento civil por conducto del art. 1113,

    2 párr. "in fine" de la ley sustantiva (conf. G., J., "Los peatones y el cruce fuera de la senda de seguridad", La Ley, 1994-B-

    277 y sus citas; S., F.A. "La culpa de la víctima-peatón como factor eximente de responsabilidad civil por el riesgo creado",

    La Ley, 1994-E-376 y sus citas). El factor de imputación precedentemente mencionado -de naturaleza objetiva- halla su fundamento en la solidaridad social, en la equidad y en la justicia distributiva (conf. T.R.M., "Tratado de la responsabilidad civil", ed. La Ley, 2004, tº I, pág. 783 ss.) y responde la idea según la cual el sujeto que introduce en la sociedad un factor generador de riesgo para terceros debe responder objetivamente (conf.

    P., R.D., en B.- Highton," Código Civil...", tº 3 A, pág.

    498 ss.). Estos principios son de aplicación a los accidentes de la circulación automotriz en general (conf. G., op. cit. La Ley, 1994-

    B-276; ver "in extenso" M.I., J., "Responsabilidad por daños", t. II-B, p. 38; aut. cit. "Responsabilidad del conductor en los accidentes de tránsito (Cruce indebido de la calzada)", JA, 27-C-1975,

    49 y "Estudios sobre responsabilidad por daños", t. I, p. 238 y 269;

    aut. cit. "Las eximentes en los accidentes de automotores" en "Responsabilidad civil en materia de accidentes de automotores" (obra colectiva), p. 197; G.C.A., "Accidentes de tránsito", págs.

    30, 36, 39; SC Buenos Aires, Ac. 34081, 23/7/85, "P.P.F. de firma: 14/03/2019

    Alta en sistema: 01/04/2019

    Firmado por: M.I.B.-.C.A.C.C.-.C.A.B.

    Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA G

    c/Transportes Atlántico", A. y S. 1985-II-204; Ac. 38271, 26-11-87,

    "P.L.D.c.P.J.O. y Empresa de Transportes Acordino Hnos.", DJJ. 135-122), incluso en aquellos casos en que el embestido resulta un viandante.

    El art. 1113, antes citado establece, en su segundo párrafo, la presunción de responsabilidad del dueño o guardián de la cosa riesgosa generadora de daño que, si bien es iuris tantum, debe ser destruida por prueba aportada, no por el damnificado, sino por aquél sobre quien recae, es decir, el conductor del automóvil, quien se encuentra precisado a demostrar fehacientemente alguna de las eximentes que contempla la citada disposición legal, dado que,

    incluso un estado de duda, es insuficiente a los fines indicados (conf.

    K. de C. en Belluscio, "Código Civil Comentado,

    Anotado y Concordado", t. 5 p. 393 ap. f y fallos citados en notas 33 a 35, entre muchas otras). Por aplicación de este principio, queda a cargo del demandado la...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR