Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala A, 19 de Febrero de 2019, expediente CIV 059318/2004/CA003 - CA002

Fecha de Resolución19 de Febrero de 2019
EmisorCamara Civil - Sala A

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA A 59318/2004 “D., E. G. C/ SANATORIO COLEGIALES Y OTROS S/ DAÑOS Y PERJUICIOS”

Expte. n.° 59318/2004 Juzgado Civil n.° 89 En la Ciudad de Buenos Aires, capital de la República Argentina, a los días del mes de febrero del año dos mil diecinueve, reunidos en acuerdo los señores jueces de la Sala “A” de la Excma. Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, para conocer en el recurso de apelación interpuesto en los autos caratulados: “D., E.G. c/S.C. y otros s/

Daños y Perjuicios”, respecto de la sentencia de fs. 602/610 vta. el tribunal estableció la siguiente cuestión a resolver:

¿SE AJUSTA A DERECHO LA SENTENCIA APELADA?

Practicado el sorteo resultó que la votación debía realizarse en el siguiente orden: señores jueces de cámara doctores: SEBASTIÁN PICASSO – HUGO MOLTENI -

RICARDO LI ROSI A LA CUESTIÓN PROPUESTA, EL DR.

SEBASTIÁN PICASSO DIJO:

  1. La sentencia de fs. 602/610 vta.

    rechazó la demanda de daños y perjuicios interpuesta por el Sr. E. G.

    D. contra Sanatorio Colegiales S.A. (Desarrollos en Salud), Centro Privado de Cirugía y Coloproctología, Obra Social de Seguros y J. H.

    A. Con costas al demandante.

    Fecha de firma: 19/02/2019 Alta en sistema: 15/03/2019 Firmado por: S.P., JUEZ DE CAMARA Firmado por: RICARDO LI ROSI, JUEZ DE CAMARA Firmado por: H.M., JUEZ DE CAMARA #14247367#221204846#20190222081501441 La sentencia fue apelada por el actor (fs. 615), quien fundó su recurso a fs. 692/695 (contestado por los emplazados a fs. 697/699 -Dr. J.H.A.-, fs. 701/705 –Centro Privado de Cirugía y Coloproctología S.R.L.-, fs. 706/709 –

    Desarrollos en Salud (ex Sanatorio Colegiales)- y fs. 718/718 -San Cristóbal Sociedad Mutual de Seguros Generales-).

  2. Memoro que los jueces no están obligados a hacerse cargo de todos y cada uno de los argumentos expuestos por las partes ni a analizar las pruebas producidas en su totalidad, sino que pueden centrar su atención únicamente en aquellos que sean conducentes para la correcta decisión de la cuestión planteada (art. 386, Código Procesal).

    Aclaro que, al cumplir los agravios del recurrente la crítica concreta y razonada que exige el art. 265 del CPCCN, en aras de la amplitud de la garantía de defensa en juicio, y conforme al criterio restrictivo que rige en esta materia (Fenochietto, C.E. -A., Roland, Código Procesal Civil y Comercial de la Nación, comentado y concordado, Astrea, Buenos Aires, 1993, t. 1, p.

    945 y sus citas), no propiciaré la sanción de deserción que postulan todos los emplazados en sus contestaciones de agravios.

    Por otra parte creo menester poner de resalto que, si bien a partir del 1 de agosto de 2015 ha entrado en vigor el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación, los hechos ventilados en el sub lite (y por ende, la constitución de la obligación de reparar) han acaecido durante la vigencia del Código Civil derogado. Por consiguiente, la cuestión debe juzgarse –en principio- a la luz de la legislación derogada, que mantiene ultractividad en este supuesto (art. 7, Código Civil y Comercial de la Nación; vid. R., P., Le droittransitoire. C. des loisdans le temps, D., París, 2008, p. 188/190; K. de C., A., La aplicación del Fecha de firma: 19/02/2019 Alta en sistema: 15/03/2019 Firmado por: S.P., JUEZ DE CAMARA Firmado por: RICARDO LI ROSI, JUEZ DE CAMARA Firmado por: H.M., JUEZ DE CAMARA #14247367#221204846#20190222081501441 Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA A Código Civil y Comercial a las relaciones y situaciones jurídicas existentes, Rubinzal-Culzoni, Santa Fe, 2015, p. 158).

  3. El actor refirió en su demanda que hacia el mes de marzo del año 1999 fue atendido en el Centro Privado de Cirugía y Coloproctología por el Dr. J.A., y que este le diagnosticó una fístula anal. Señaló que, ante esta situación, el galeno sugirió como única alternativa una operación, pero no le advirtió

    acerca de la posibilidad de problemas postoperatorios, ni riesgo alguno. La operación fue llevada a cabo por el mentado profesional en el Sanatorio Colegiales el día 26 de mayo de 1999. Describió que, luego de la intervención y en los meses siguientes, debió utilizar una protección permanente por la pérdida de un líquido blancuzco, y que luego de varias consultas, el Dr. A. sugirió volver a operar para hacer una “ligadura de barro”, dado que el actor presentaba una hemorroide que posiblemente molestase para que la zona cerrara. Dijo que esta práctica médica no pudo llevarse a cabo porque –según le comentó el profesional-, D. ya no tenía una fistula sino un desgarro en los músculos de la zona, producto de la operación. Agregó que el 19 de diciembre de 2000 se realizó un estudio en el centro demandado, y que finalmente el Dr. A.le diagnosticó una leve incontinencia (del 5%), “soiling”, y le recomendó ejercicios de recuperación (“biofeedback”). Sin embargo, manifestó que la obra social no cubrió

    esa prestación médica. Atribuyó la responsabilidad a los emplazados por su conducta reprochable, el incumplimiento del deber de información sobre las consecuencias futuras de las intervenciones y el “abandono de persona”.

    A su turno, Sanatorio Colegiales S.A.

    realizó una negativa pormenorizada de los hechos relatados en el escrito inaugural. Señaló que el actor ingreso al nosocomio para ser intervenido de una fístula recto-anal, programada con su cirujano de cabecera, el Dr. A. Sostuvo también que la intervención quirúrgica fue Fecha de firma: 19/02/2019 Alta en sistema: 15/03/2019 Firmado por: S.P...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR