Los curas villeros y el Documento sobre el Paco: Tiempo de valientes

Autor:Sonia Spreafico

Fecha de envío: 04.05.2009

Fecha de recepción: 05.05.2009

Resumen

Los cristianos, a diferencia de la totalidad de las religiones, creen en un Dios que aceptó el reto de la historicidad humana: el Dios de los Cristianos se hizo parte de su pueblo. A diferencia de los dioses del Olimpo Griego, que jamás perdían su condición divina aunque se mezclaran con simples mortales; el Dios Cristiano tuvo hambre, sed, tuvo amigos, lloró por ellos, dicen las malas lenguas que amó a una mujer, gritó de dolor, rió, participó de fiestas y hasta murió condenado por un Poder Imperial sanguinario que no dudaba en matar cualquier intento revoltoso que ponga en peligro la Pax Romana. O sea: le pasó lo que en esa época le pasaba a cualquier judío que se rebelara contra el Imperio. No existe en toda la historia de la Humanidad un Dios tan terrestre como el de los Cristianos. Dueño del Tiempo y la Eternidad, decidió zambullirse en el espesor histórico de la aventura humana.

Palabras claves

Dios de los cristianos; Historia asumida: Coraje de los curas villeros; Amor, no Guerra.

Los cristianos, a diferencia de la totalidad de las religiones, creen en un Dios que aceptó el reto de la historicidad humana: el Dios de los Cristianos se hizo parte de su pueblo. A diferencia de los dioses del Olimpo Griego, que jamás perdían su condición divina aunque se mezclaran con simples mortales; el Dios Cristiano tuvo hambre, sed, tuvo amigos, lloró por ellos, dicen las malas lenguas que amó a una mujer, gritó de dolor, rió, participó de fiestas y hasta murió condenado por un Poder Imperial sanguinario que no dudaba en matar cualquier intento revoltoso que ponga en peligro la Pax Romana. O sea: le pasó lo que en esa época le pasaba a cualquier judío que se rebelara contra el Imperio. No existe en toda la historia de la Humanidad un Dios tan terrestre como el de los Cristianos. Dueño del Tiempo y la Eternidad, decidió zambullirse en el espesor histórico de la aventura humana.-

La Iglesia Católica hizo una apuesta aún mayor: heredera de las tradiciones judías, piensa en plural. Los católicos son El Pueblo de Dios, y la salvación en clave católica es un concepto colectivo: o las Puertas del Cielo se abren para todos, o el Gólgota fue un asesinato en vano. Eso los aleja, definitivamente, de cualquier protestantismo defensor de la relación individual de cada hombre con Dios.-

El pensamiento humanista le debe a la Iglesia Católica la vanguardia en la lucha por los Derechos Humanos: nadie...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba