La cumbre del G-20 dejó pendiente un acuerdo climático más contundente

Narendra Modi (India), Scott Morrison (Australia), Angela Merkel (Alemania), Mario Draghi (Italia), Emmanuel Macron (Francia) y Boris Johnson cumplen la tradición de tirar una moneda en la Fontana di Trevi durante el G-20

ROMA.- ¿Éxito o fracaso? Con esa gran pregunta flotando en el ambiente concluyó hoy la primera cumbre presencial del G-20 después de casi dos años de parálisis por la pandemia, en la que no hubo ningún avance contundente en la lucha contra el cambio climático , sino tan solo un paso adelante tímido, lavado. La responsabilidad de alcanzar acuerdos en ese tema pasó así a la conferencia climática de las Naciones Unidas de Glasgow (COP26) que se inauguró hoy .

Al cabo de negociaciones que hasta último minuto fueron muy difíciles, como reconoció el anfitrión de la cumbre, el premier italiano, Mario Draghi, los 20 líderes de las economías más importantes y de los países emergentes reafirmaron el objetivo del Acuerdo de París de 2015 : limitar el aumento de la temperatura del planeta por debajo de los 2 C° y continuar sus esfuerzos para limitarla a 1,5°C respecto de los niveles preindustriales.

Mario Draghi, durante su conferencia de prensa final

Aunque fueron un poco más allá. "Mantener [el objetivo de] 1,5°C al alcance necesitará acciones y compromisos significativos y eficaces de todos los países", indicó la declaración final de la cumbre, que acordó asimismo dejar de subvencionar "a partir de finales de 2021″ nuevas centrales térmicas de carbón en el extranjero, aunque no anunció medidas a nivel nacional.

Respecto del plazo para reducir a cero las emisiones de gases invernadero, tal como había trascendido ayer en un borrador, los líderes aprobaron la referencia "a mediados de siglo o alrededor de esa fecha", un horizonte menos preciso que el año 2050 que impulsaba Italia.

Merkel con Erdogan

Si bien todo esto dejó un sabor a poco -algunos hasta hablaban de una cumbre "farsa" de Halloween-, para Draghi fue "un éxito" el G-20 de Roma , que también abordó temas igual de cruciales para el mundo como la pandemia y la necesidad urgente de una recuperación económica global "sostenible" y justa después de la terrible crisis provocada por el coronavirus.

"El G-20 ha sido un éxito. No ha sido fácil alcanzar este acuerdo", dijo Draghi, que en sus declaraciones finales defendió con uñas y dientes el resultado de un foro que representa más del 80% del PBI mundial, el 75% del comercio global y el 60% de la población del planeta, y que tuvo como grandes ausentes a...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR