Cuestión de Género: Cuando las mujeres son nuestros iguales

Autor:Graciela María Espinoza
RESUMEN

A menudo se dice que una mujer que obtiene un cargo de importancia tiene que ofrecer mayores pruebas de excelencia que un hombre. Palabras claves:Discriminación de género; Ccambio de roles familiares; Mujer y trabajo; Desarrollo humano, familia y trabajo.

 
EXTRACTO GRATUITO

A menudo se dice que una mujer que obtiene un cargo de importancia tiene que ofrecer mayores pruebas de excelencia que un hombre, como si debiera compensar con mil cualidades algún defecto.

En efecto, las mujeres que acceden a cargos de poder son "sobre-seleccionadas", se le piden más distinciones profesionales a una mujer que a un hombre para un cargo de dirección ejecutiva. Así, casi necesariamente, ellas están más calificadas que los hombres que ocupan puestos similares. Pierre Bourdieu.1

Hay un aspecto que caracteriza con bastante claridad a este nuevo milenio, y es el papel que juega la modificación del papel de la mujer en la sociedad, debido a su incorporación a distintos ámbitos de la vida social, desde la esfera científica o política hasta el mercado de trabajo, lo que ha tenido como consecuencia una modificación de su papel en la familia y en la estructura de la sociedad. La liberación de las mujeres y su salida al espacio social ha impactado la vida pública y privada. Todo ello también ha influido notablemente en su liberación sexual, en la desmitificación de la virginidad, en la distinción entre sexo placer y sexo procreación, y en el acceso de las mujeres al control y planificación de la natalidad. 1

Son muchas ya las mujeres que sienten en sí mismas la necesidad de realización social, incluso, con tanta o mucha más fuerza que la gestión de un grupo familiar. ¿Cómo se produce el cambio en estas mujeres? ¿Cómo se piensan a sí mismas? ¿Posee costos el cambio? ¿Cómo subjetivan los roles de género? ¿Cuáles son las estrategias de conciliación de lo público y lo privado? ¿Cómo conquistar, mantener un saber y saber vivir? ¿Cuán amenazante puede resultar desde lo subjetivo una mujer racional, pensante, competitiva para sus congéneres y para el otro género?

Si bien nos congratularnos de los innegables avances de la condición femenina en los últimos 50 años, y militamos por la paridad en política y por el reparto de las tareas domésticas, seguimos determinadas por una visión masculina del mundo que establece la diferencia entre los sexos. Justamente es esa dominación masculina, a la que la historia ha querido conferir un carácter natural, un arbitraje cultural y una construcción sociológica, y que la familia, el Estado y la escuela se empeñan hoy en reproducir.

Consciente de que este es el tiempo de las mujeres quiero detenerme para profundizar sobre la presencia de la mujer en el ámbito público, tratando de explicar, cómo las mujeres...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA