Cuestión de género: la brecha salarial, el nuevo tema candente de Hollywood

 
EXTRACTO GRATUITO

El escándalo mediático tras , fue tan solo la última gota que rebalsó el vaso. Luego de que a uno de los productores "se le escapara" mencionar la diferencia de salarios en un panel de prensa en Israel, diversas publicaciones culturales se hicieron eco y las redes se encendieron con indignación. ¿La justificación? Que Foy era menos conocida internacionalmente y una estrella menor en Inglaterra -algo que ha sido relativizado por varios críticos-, ejemplificando algunos de los argumentos sexistas que todavía prevalecen en Hollywood, en particular en el sensible momento de negociar los contratos. Tras las disculpas, .

Luego del destape por los abusos se abre ahora una nueva discusión, habilitada por esta antesala, que echa luz a la histórica brecha salarial en Hollywood. Así cada vez más estrellas salen a hablar públicamente de sus cachets y sus negociaciones, un tópico considerado tabú o simplemente de mal gusto para tratar en los medios, y en algunos casos también, apoyándose en el poder amplificador de las redes sociales, hasta boicotear estudios y canales por el sesgo que se ejerce en la industria.

Una tema histórico

Si bien ponerle un número al talento y negociar cuánto debe pagarse por una performance puede ser algo complejo, el modus operandi de Hollywood siempre ha sido menospreciar a las mujeres con argumentos cuyas premisas suelen beneficiar a los hombres blancos, dejando a las mujeres y minorías de color en desventaja. Algunos de los axiomas que se manejan en este sistema anticuado de valoración son por ejemplo que solo los hombres en roles de acción pueden encabezar una película en el mercado extranjero; o que sus colegas femeninas están dispuestas a ver películas "masculinas" (por ejemplo largometrajes de acción), pero por el contrario ellos están menos predispuestos a ver "chick flicks" (películas de chicas) con sus novias. Y aunque estas categorías son claramente esquemáticas, es llamativo cómo se presupone en favor del género masculino en detrimento de los productos "de y para" mujeres.

Por otro lado, habría que desterrar rótulos como el de "chick flicks" para siempre, pero mientras tanto también cabe desandar el camino que suele hacerse al considerar los géneros rosas o "temáticas de chicas" como géneros menores y dirigidos solo para mujeres. Afortunadamente en los últimos años la tecnología y el uso de big data ha habilitado nuevas métricas para evaluar quién ve qué cosa y cómo, de forma de echar por tierra algunas de las...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA