Cuento: Ian Po no conoce Argentina

Autor:Agustín, 10 años
Cargo:Escrito en el marco de las actividades desarrolladas por el Área de 'Arte y salud' del Hospital de Niños 'Sor María Ludovica
Páginas:194-195
CUENTO: IAN PO NO CONOCE ARGENTINA
Por Agustín, 10 años1
Ian Po no conoce Argentina, decide viajar desde su país Japón. Se despide de su
abuelo, de su abuela, de su mamá, de su papá, de sus tíos y de toda la familia inmensa
que ha ido hasta el aeropuerto. Es la primera vez que viaja en avión, al subir ve que el
avión es un pasillo largo con ventanitas redondeadas, sillas y bandejas que se pasean
entre las sillas. Ha intentado por todos los medios subir con su caballo pero no tuvo más
remedio que mandarlo en barco porque no hay asientos para animales grandes en este
avión. Murakao su vecino es el piloto, Murakao escribe en sus ratos libres, es decir
mientras no vuela y eso le da confianza a Ian Po, cuando empieza el despegue cree ver
a su caballo pero no sabe ciertamente si es su caballo porque enseguida se marea por
la velocidad. Pasará a buscarlo por el puerto cuando lleguen a Buenos Aires.
Una vez en el cielo ve nubes, muchas nubes y abajo muy abajo el mundo es redondo,
verde y negro.
Aterriza en un país firme que tiene un palo con una lucecita roja, señales para no chocar,
allí llega un auto con una escalera desplegable y un hombre sube una manguera roja y
carga con combustible el tanque del avión. Despegar otra vez. Aterrizar otra vez. Subir y
bajar del cielo como tres veces en veinte horas. Llega a Argentina.
Argentina tiene perros, vacas, hombres, gallinas, campos y trenes. Los argentinos le
preguntan ¿te perdiste? Pero él no entiende nada. Traía un libro para traducir pero se lo
robaron cuando caminaba del aeropuerto al puerto. Pasa por un kiosco y pide brotes de
soja. Brotes no hay, soja sí pero cruda y se acordó que en la mochila tenía comida
preparada por su abuelo.
Llega a la estación de barcos y ve su caballo atado con una caja de avena al lado, lloran
de alegría. Lloran los dos, porque los caballos lloran.
1 Escrito en el marco de las actividades desarrolladas por el Área de “Arte y salud” del Hospital de Niños
“Sor María Ludovica”.

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba