Sentencia Definitiva de SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA PROVINCIA, 20 de Julio de 2020, expediente L. 122021

Presidente:Pettigiani-Kogan-Genoud-Soria
Fecha de Resolución:20 de Julio de 2020
Emisor:SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA PROVINCIA

A C U E R D O

La Suprema Corte de la Provincia de Buenos Aires, de conformidad con lo establecido en el art. 4 del Acuerdo n° 3971, procede al dictado de la sentencia definitiva en la causa L. 122.021, "Cuello, R.O. contra Tintorería Industrial Modelo S.A.I.C. y otra. Accidente de trabajo - acción especial", con arreglo al siguiente orden de votación (Ac. 2078): doctoresP., K., G., S..

A N T E C E D E N T E S

El Tribunal de Trabajo n° 5 del Departamento Judicial de M. hizo lugar a la pretensión deducida, imponiendo las costas a las accionadas vencidas (v. fs. 793/806 vta.).

Se interpuso, por la demandada Tintorería Industrial Modelo S.A.I.C., recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley (v. fs. 856/873 vta.).

Dictada la providencia de autos y encontrándose la causa en estado de pronunciar sentencia, la Suprema Corte resolvió plantear y votar la siguiente

C U E S T I Ó N

¿Es fundado el recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley?

V O T A C I Ó N

A la cuestión planteada, el señor Juez doctor P. dijo:

  1. El tribunal de grado hizo lugar a la acción deducida por R.O.C. en cuanto procuraba el cobro de una indemnización integral -sustentada en las normas del derecho común- por las secuelas incapacitantes derivadas de las tareas que prestó bajo la dependencia de Tintorería Industrial Modelo S.A.I.C., condenando a esta a abonarle la suma que determinó en concepto de reparación integral por los daños materiales y morales sufridos (v. fs. 793/806 vta.).

    Para así decidir, en lo que interesa, tuvo por probado en el veredicto que como consecuencia de las labores que cumplió bajo las órdenes de su empleadora, el actor padece de hernia inguinal derecha recidivante, siendo operado en reiteradas ocasiones (esto es, el 23 de octubre de 2001; 12 de noviembre de 2011; 2 de mayo de 2012 y 23 de octubre de 2013; en esta última oportunidad encontrándose ya finalizada la relación laboral) y de un cuadro de neurosis depresiva moderada, que le provocan una minusvalía del 37,4% del índice de la total obrera (v. fs. 795/797).

    También halló demostrado que tomó conocimiento de dichas afecciones el día 15 de agosto de 2013, cuando se extinguió el contrato de trabajo por despido directo decidido por la patronal (v. fs. 796).

    Al abordar en la sentencia la excepción de prescripción opuesta por ambas accionadas, el tribunal de grado estimó que al padecer el trabajador de una hernia inguinal con recidiva -cuya última operación estando vigente la relación laboral ocurrió el día 2 de mayo de 2012, siendo nuevamente intervenido quirúrgicamente luego del despido (es decir, el 23 de octubre de 2013)-, la fecha de toma de conocimiento correspondía establecerla al momento del distracto (15 de agosto de 2013), por lo que, al interponer la demanda el día 28 de abril de 2014 (v. cargo de fs. 48 vta.) el plazo prescriptivo de dos años dispuesto en los arts. 4.037 del Código Civil (ley 340); 258 de la Ley de Contrato de Trabajo y 44 apartado 1 de la ley 24.557 no había transcurrido (v. fs. 801 vta.).

    Halló configurados los presupuestos de atribución de responsabilidad objetiva de la empleadora en los términos del art. 1.113 -segundo párrafo, segunda parte- del Código Civil (ley 340), en tanto consideró que las máquinas, los conos de hilado y los rollos de la tela elaborada actuaron como cosas riesgosas, siendo las mismas de propiedad y guarda de la codemandada Tintorería Industrial Modelo S.A.I.C. (v. fs. 797 vta. y 803 vta.).

    También juzgó que la actividad de carga y descarga de los telares y el peso de los elementos arriba referenciados, también revestía la calidad de cosa riesgosa en los términos de la doctrina proveniente de esta Corte de la causa L. 80.406, "F., sentencia de 29-IX-2004 (v. fs. cit.).

    Abordó el sentenciante la temática vinculada a la validez constitucional del art. 39 de la ley 24.557. En esa tarea, se dispuso a efectuar el cotejo de las cuantías resarcitorias a las que accedería el actor según si su reclamo fuera atendido conforme las previsiones de la ley 24.557, o en el marco del régimen común de responsabilidad civil (v. fs. 802).

    Al verificar la insuficiencia e irrazonabilidad de la reparación acordada de conformidad con las pautas de la ley especial, descalificó la validez constitucional de dicho precepto por transgredir las garantías consagradas en los arts. 14, 14 bis, 16, 17, 18 y 19 de la Constitución nacional (v. fs. 802 vta. y 803).

    De conformidad con ello, condenó a Tintorería Modelo S.A.I.C. a pagar al señor R.O.C. el monto propuesto como reparación integral del daño sufrido -determinado con arreglo en las disposiciones del Código Civil (ley 340)- y a Experta ART S.A. -en tanto había suscripto un contrato de afiliación con el empleador, cuya póliza cubre los eventos emergentes de la ley 24.557- el importe correspondiente a la tarifa impuesta por dicho régimen especial (v. fs. 804 vta.).

    Finalmente, ela quodesestimó el reclamo sustentado en las disposiciones del art. 1.074 del Código velezano respecto de la aseguradora de riesgos del trabajo y estableció que el capital de condena devengaría intereses -desde que el crédito es debido (15 de agosto de 2013) y hasta su efectivo pago- a la tasa pasiva más alta que fija el Banco de la Provincia de Buenos Aires en sus operaciones de depósitos a plazo fijo a treinta días, que a la fecha del pronunciamiento resulta ser la denominada "pasiva digital" ofrecida a través del sistema "Banca Internet Provincia" (v. fs. 805).

  2. Contra dicho pronunciamiento se alza la legitimada pasiva Tintorería Modelo S.A.I.C. mediante recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley, en el que denuncia la errónea aplicación de los arts. 258 de la Ley de Contrato de Trabajo; 4.037 del Código Civil (ley 340) y la violación de la doctrina legal que cita.

    II.1. En primer término, cuestiona la conclusión con arreglo a la cual el tribunal de origen rechazó la defensa de prescripción.

    Alega que de las propias manifestaciones vertidas en el escrito de demanda y del contenido del certificado médico elaborado por el doctor G.O., surge que en el año 2001 el señor Cuello fue intervenido quirúrgicamente por primera vez por dolor y tumoración en la región inguinal derecha compatible con hernia, lo cual constituye la prueba más contundente de que en ese momento tuvo noción cabal de la dolencia.

    Expone que ela quono brindó fundamento alguno para sustentar la afirmación de que el actor tomó conocimiento de su incapacidad en la fecha en que se produjo la extinción de la relación laboral, esto es, el día 15 de agosto de 2013. En ese sentido, argumenta que "el despido" y "la incapacidad" son hechos inconexos que en modo alguno pueden determinar una relación causa-efecto.

    Indica, además, que el sentenciante se apartó injustificadamente de los preceptos que consideró aplicables al caso (los arts. 4.037 del Código Civil -ley 340- y 258 de la Ley de Contrato de Trabajo), careciendo en consecuencia el pronunciamiento en crisis de una adecuada fundamentación normativa.

    II.2. En otro orden...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba