Sentencia de Corte Suprema de la Provincia de Buenos Aires, 9 de Junio de 2010, expediente C 108249 S

PonenteKogan
PresidenteKogan-Soria-Pettigiani-de L
Fecha de Resolución 9 de Junio de 2010
EmisorCorte Suprema de la Provincia de Buenos Aires

A C U E R D O

En la ciudad de La Plata, a 9 de junio de 2010, habiéndose establecido, de conformidad con lo dispuesto en el Acuerdo 2078, que deberá observarse el siguiente orden de votación: doctores K., S., P., de L., se reúnen los señores jueces de la Suprema Corte de Justicia en acuerdo ordinario para pronunciar sentencia definitiva en la causa C. 108.249, "Cuello, R.R. contra F., G.E. y otro. Daños y perjuicios".

A N T E C E D E N T E S

La Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial del Departamento Judicial de Junín confirmó la sentencia dictada en primera instancia que había rechazado la demanda (fs. 434/440 vta.).

Se interpuso, por la actora, recurso extraordi-nario de inaplicabilidad de ley (fs. 455/463).

Dictada la providencia de autos y encontrándose la causa en estado de pronunciar sentencia, la Suprema Corte resolvió plantear y votar la siguiente

C U E S T I Ó N

¿Es fundado el recurso extraordinario de inapli-cabilidad de ley?

V O T A C I Ó N

A la cuestión planteada, la señora Jueza doctora K. dijo:

  1. La controversia versa sobre el reclamo indemnizatorio promovido por los representantes legales de E.A.C. hoy mayor de edad en virtud del accidente de tránsito protagonizado por una bicicleta en la que era transportada por N.D.C. y un automóvil marca V.G., cuando ambos rodados circulaban en el mismo sentido por la Avenida Tucumán de la localidad de Lincoln (fs. 87 vta. y 434 vta.).

  2. La Cámara confirmó la sentencia dictada en primera instancia que, a su turno, rechazara la acción resarcitoria por entender que concurría en el caso la culpa de un tercero como eximente de responsabilidad por el cual los demandados no debían responder (fs. 440).

    En lo que importa, para alcanzar tal conclusión principió su exposición resaltando lo altamente perturbador que resulta para el movimiento del tráfico la realización por parte de quienes se desplazan en él de maniobras de giro o viraje para cambiar la dirección o sentido de su marcha (fs. 436).

    En dicho marco, luego de analizar las constancias habidas tanto en este expediente como en la instrucción penal, puntualmente consignó (remitiendo a lo expuesto en la pericia mecánica de fs. 251/252) que el contacto entre los vehículos involucrados se produjo por interferencia de trayectorias cuando el ciclista intentaba un giro a la izquierda, interfiriendo el avance del automóvil que superaba su posición; deducción que se encontraba reforzada por la constatación de los daños que emergían de ambos rodados, como así también por la propia declaración del conductor de la bicicleta, quien reconoció que antes de doblar hacia la calle S.M. debió superar un acoplado que se encontraba estacionado en el lugar (fs. 437).

    Así las cosas, consideró que podía concluirse que el ciclista no acató la regla prevista en el art. 53 inc. 2 de la ley 11.430, esto es: circular anteriormente a la maniobra por el costado más próximo al giro a efectuar (fs. 437/vta.). Antes bien aclaró el rebase "por sobrepasamiento" de un acoplado existente en las inmediaciones revelaba que el cambio de carril o senda no se realizó con un desvío suave que implicara la advertencia con la suficiente antelación a su intento, lo que se agravaba por el hecho de que velocípedo...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR