Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Ix, 20 de Marzo de 2019, expediente CNT 032873/2014/CA001

Fecha de Resolución20 de Marzo de 2019
EmisorCámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Ix

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO - SALA IX Causa N°: 32873/2014 - CUBILLA GIMENEZ, D.F. c/

ACTIOLINE DE ARGENTINA S.A. Y OTROS s/DESPIDO Buenos Aires, 20 de marzo de 2019.

se procede a votar en el siguiente orden:

El D.M.S.F. dijo:

  1. Contra la sentencia de primera instancia que hizo lugar parcialmente a la demanda, se alzan las partes a tenor de los memoriales obrantes a fs. 384/389 -actora-, fs. 391/396 –codemandada AEGIS ARGENTINA S.A.- y fs. 408/416 –codemandada PRISMA MEDIOS DE PAGO S.A.-, que mereció réplica a fs. 398/401 y 418/420 -actora- y fs. 403/406 -codemandada AEGIS ARGENTINA S.A.-.

  2. Por razones de orden metodológico abordaré en primer lugar la crítica de la accionante contra el rechazo de la acción por despido que, de prosperar mi voto, no obtendrá favorable recepción.

    Cabe señalar que llega firme a esta alzada que la actora se colocó en situación de despido indirecto, con fecha 22/10/13, “ante el SILENCIO guardado por su parte, estando debidamente notificado con fecha 11/10/2013 y configurándose presunción a mi favor en los términos de lo regulado por el art. 57 LCT, sobre la relación laboral que nos une”. Previo a ello, con fecha 10/10/13, había intimado a su empleadora para que registre y abone las diferencias salariales correspondientes a la real jornada de trabajo realizada, por cuanto sostiene que supera el máximo legal previsto en el art. 92 ter LCT (v. fs.

    173, 175 y lo informado por el Correo Argentino a fs.

    239).

    Por su parte, la codemandada AEGIS ARGENTINA S.A. negó que hubiera existido silencio alguno de su parte y, a tal fin, acompañó como prueba documental las respuestas que -según sostiene- remitió

    a la actora en fecha 15/10/13, 23/10/13 y 23/6/14, a través de las cuales procedió a negar los extremos invocados por la actora en el intercambio telegráfico (v. CD ANDREANI E7366712-1, E729265-0 y E7562082-7 obrantes a fs. 104/113). A su turno, es dable señalar que la parte actora desconoció la recepción de tales misivas, conforme se desprende de lo actuado a fs. 172.

    En este marco, la sentenciante de grado se expidió acerca de la validez de los despachos telegráficos en cuestión, señalando que constituyen “un instrumento público que no sólo prueba su contenido, sino que también que el destinatario la ha recibido o no y su ataque requerir la redargución de falsedad” y, por lo demás, agregó que “la carga probatoria de la falta de autenticidad de una carta Fecha de firma: 20/03/2019 Firmado por: MARIO SILVIO FERA, JUEZ DE CAMARA - SALA IX Firmado por: R.C.P., JUEZ DE CAMARA - SALA IX #21063760#229811497#20190320142935873 Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO - SALA IX documento le corresponde a quien niega su recepción”

    (v. fs. 381 vta.).

    Ahora bien, advierto que el apelante no rebate eficazmente dicha afirmación por cuanto se limita a sostener que no desconoció la autenticidad de las misivas, afirmación que torna al no contrarrestar la conclusión expuesta por la a quo, en punto a que dicho reconocimiento probaría las circunstancias que rodearon la diligencia (en la especie, se advierte que dos cartas documento de fecha 23/6/14 y 30/5/14 fueron recibidas en el domicilio -v. fs. 104 y 112- y, las dos restantes, de fecha 15/10/13 y 23/10/13, fueron devueltas al remitente de las misivas pues habiéndose dejado sendos avisos de visita, no concurrió a retirarlas –v. fs. 106 y 109-), no puede más que desestimarse.

    Así las cosas, si bien es cierto que el informe al que se hace alusión en la sentencia de grado y que luce agregado a fs. 229, corresponde a la respuesta que emitió la empresa de correos OCA, medio utilizado por responder acerca de los certificados previstos en el art. 80 LCT, y que no se produjo prueba informativa respecto de las restantes misivas enviadas a partir de la intimación cursada por la trabajadora, lo cierto y concreto es que las cartas documento obrantes a fs. 104/113 presentan visos de autenticidad.

    En efecto, observo que el formulario, tipografía y sellos de dichas misivas revisten las características propias de todo despacho telegráfico cursado a través de la empresa de correos y que tienen insertos los sellos con las fechas en las que fueron enviados y devueltos por las oficinas con el resultado de la diligencia. M., al respecto, que en oportunidad de expedirme en los autos “G.E.P. c/ValdezE.I. y otros s/Despido” (Expte. Nº 21.406/13, SD 23.377, de fecha 8/11/17) sostuve -con apoyo en las citas que allí

    transcribí- sostuve que cuando la carta documento está

    redactada en el formulario de estilo, con el sello de la oficina postal y demás recaudos formales, debe razonablemente entenderse que lleva ínsita la prueba de su autenticidad y remisión (conf. C., S.H., 31-5-

    91 “P., Viuda de Barewthin, L.M. c/Liñeiras, R. s/Despido Sumario”; ídem Sala D, “Cupolo de V., A. c/B., E.C.” del 28-2-94) –en el mismo sentido se han expedido la Sala II y la Sala VI de esta Excma. CNAT, en autos “G., G.J. c/BandeiraS. s/despido”, Expte. N° 29.974/06, S.D.

    96.142 del 28/10/2008 y “Vera, A.E. c/Converso, A.G. y otro s/despido”, Expte Nº

    46.334/09, S.D. 62.840 del 29/4/2011, respectivamente-.

    Amén de ello, también observo que todas ellas fueron remitidas al domicilio de la actora...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR