Santa Cruz enfrenta una dura crisis, entre paros y cacerolazos

 
EXTRACTO GRATUITO

RIO GALLEGOS.- Un inquietante sonar de cacerolas recorrió esta semana las 14 localidades de Santa Cruz. El pago fraccionado de sueldos, la crisis en el sistema de salud, el paro total en la Justicia local y una actividad comercial deprimida por la retracción económica son los síntomas de esta crisis que empezó a gestarse a finales del año pasado.El gobierno de Daniel Peralta, atravesado por una profunda crisis económica, decidió el pago de sueldo con topes salariales. Los gremios reclaman no sólo lo que se adeuda, sino que aún no se abrieron las discusiones salariales."Si no hay plata, no la puedo inventar", afirmó Peralta, aportando al creciente malhumor social en la provincia.El empréstito aprobado días pasados por 800 millones de pesos con el Banco Nación fue para cubrir en un 85% la deudas que la provincia ya tenía con la entidad bancaria. Sin embargo, se mantiene el déficit de 1500 millones de pesos para el presupuesto vigente y no se cuenta hoy con los "adelantos de regalías petroleras" con que en los últimos años Repsol auxilió a la provincia. La estatización de YPF dejó a Peralta sin ese usual salvataje.A tal punto llegó ayer la tensión que anoche fuentes de la gobernación aclararon a La Nacion que el gobernador no había renunciado a su cargo. Habían aparecido versiones sobre su alejamiento de la gobernación.En ese oscuro panorama, la presidenta Cristina Kirchner aterrizó anoche en una Santa Cruz convulsionada y de acuerdo con sus últimas declaraciones, no desconoce la profundidad de la crisis. Ella misma reconoció en su discurso del jueves por la noche que los fondos que había dejado Néstor Kirchner -650 millones de dólares en efectivo- "se evaporaron" con aumentos sindicales. "Los sindicatos los lograron maravillosamente, pero hoy no hay plata para pagarlos; esto iba a llegar en algún momento porque era imposible", sostuvo Cristina Kirchner.La Presidenta afirmó que en Santa Cruz hay gente que gana "muchísimo más" que ella y "que no es ni el gobernador ni nada", y calificó a la actual situación provincial de "una carrera alocada de creer que diciendo que sí, uno tiene el consenso popular, mientras los otros creen que el Estado es una vaca inextinguible". Sin agregar esperanzas de envío de fondos para la provincia dijo: "Tienen maravillosos sueldos en los recibos, pero no hay dinero para pagarlos".Las protestasCon sus distintos matices las protestas del jueves encabezadas por la Mesa de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA