Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Ii, 16 de Agosto de 2019, expediente CNT 018382/2013/CA001

Fecha de Resolución16 de Agosto de 2019
EmisorCámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Ii

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA II SENTENCIA DEFINITIVA NRO.: 114386 EXPEDIENTE NRO.: 18382/2013 AUTOS: CRUZ A.J. c/ FILOMAR CRISTALES S.A. s/DESPIDO VISTO

Y CONSIDERANDO:

En la ciudad de Buenos Aires, el 16 de agosto de 2016 , reunidos los integrantes de la S. II a fin de considerar los recursos deducidos en autos y para dictar sentencia definitiva en estas actuaciones, practicado el sorteo pertinente, proceden a expedirse en el orden de votación y de acuerdo con los fundamentos que se exponen a continuación.

M.Á.P. dijo:

La sentencia de primera instancia admitió parcialmente a las pretensiones salariales, indemnizatorias y sancionatorias deducidas en el escrito inicial.

A fin de que sea revisada esa decisión por este Tribunal de A.zada, interpuso recurso de apelación la parte actora, en los términos y con los alcances que explicita en su expresión de agravios (fs. 392/296). La parte actora apela por altos los honorarios regulados a la representación y patrocinio letrado de la parte demandada, mientras que la dirección letrada del accionante y el perito contador recurren los propios por considerarlos reducidos (ver fs.396 y 398).

  1. fundamentar el recurso, la parte actora cuestiona el rechazo de la sanción contemplada en el art. 9 de la ley 25.013 y del agravamiento indemnizatorio del art. 182 de la LCT. Cuestiona que no se haya hecho lugar al reclamo del SAC proporcional y de la indemnización del art. 80 de la LCT. Asimismo, objeta el importe salarial que consideró el “a quo” para el cálculo de los distintos conceptos diferidos a condena y se alza por el modo en que fueron impuestas las costas del proceso.

Sólo con el fin de adecuar el tratamiento de las cuestiones planteadas a un método expositivo que posibilite un lógico desarrollo argumental, estimo conveniente analizar los agravios del demandante en el orden y del modo que se detalla a continuación.

El magistrado de la instancia anterior consideró que el despido dispuesto por la empleadora a través de la pieza postal de fecha 3/10/2012 –CD Nro. 312792163- (ver fs. 80 y transcripción de fs. 390 –primer párrafo-) careció de justa causa y, en virtud de ello, condenó a la demandada al pago de las indemnizaciones previstas en los arts. 232, 233 y 245 de la L.C.T. y al incremento indemnizatorio contemplado en el art. 2 de la ley 25.323.

Fecha de firma: 16/08/2019 A.ta en sistema: 22/08/2019 Firmado por: M.A.P., JUEZ DE CAMARA Firmado por: G.C., JUEZ DE CAMARA Firmado por: J.S.R., SECRETARIO INTERINO #20412215#241615498#20190821120456189 Tales extremos llegan incólumes a esta A.zada por no haber sido materia de cuestionamiento concreto por parte de la accionada, por lo que resultan irrevisables por este Tribunal.

La parte actora se agravia porque el sentenciante de grado no aplicó la sanción prevista en el art. 9 de la ley 25.013 por falta de pago en término de las indemnizaciones de ley, lo cual, afirma, constituyó una conducta temeraria y maliciosa en los términos del art. 275 de la LCT; pero, a mi juicio, no le asiste razón.

En efecto, tal como lo ha resuelto recientemente esta S., a través del voto de mi distinguido colega Dr. G.C., al que adherí, ambos dispositivos legales prevén sanciones relacionadas con idéntico incumplimiento, es decir la falta de pago en término de las indemnizaciones emergentes del despido injustificado, y aun cuando la operatividad de las multas sea diferente en ambos casos (en el primero se fija un incremento del 50% en las indemnizaciones de los arts. 232, 233 y 245 LCT y 6 y 7 de la ley 25.013, según su caso, mientras que en la restante se remite a lo previsto en el art. 275 LCT, generando una presunción legal de temeridad y malicia ante el incumplimiento patronal), lo cierto es que la aplicación acumulada de ambas disposiciones legales violaría el principio “non bis in ídem” en tanto se estaría propiciando castigar al empleador dos veces por la misma inconducta, lo cual deviene a todas luces irrazonable” (conf. SD Nro. 113.429 del 12/2/2019 en autos “V.S.P. c/ A´Z.S. y otros s/ Despido” del registro de esta S. II).

Por las razones expuestas, corresponde desestimar la crítica del accionante y mantener lo resuelto en la instancia anterior sobre este punto.

Se agravia la parte actora por el rechazo de la indemnización agravada prevista en el art. 182 de la LCT.

Los términos del segmento recursivo imponen recordar que la parte actora denunció, en el escrito de demanda, que el despido dispuesto por la patronal tuvo causa la comunicación a la empresa de que contraería matrimonio el 5/10/2012 y reclamó por ello la indemnización agravada del art. 182 de la LCT.

La crítica, a mi juicio, no puede prosperar.

En efecto, el art. 181 de la LCT se encuentra ubicado dentro del Título VII referido al “Trabajo de mujeres” por lo que, es evidente que la presunción que genera esa norma ha sido prevista como un mecanismo de protección al personal femenino, por lo que no asiste razón al recurrente al pretender que se aplique -en el caso del trabajador varón- la presunción contemplada en dicha previsión normativa. Si bien el fallo P. nº 272 de esta Cámara “Drewes Luis c/ Coselec SA” dispuso que, en caso de acreditarse que el despido del trabajador varón obedece a causas de matrimonio, es procedente la indemnización del artículo 182 LCT, lo cierto es que dicha doctrina plenaria no admite la operatividad de la presunción legal respecto de los trabajadores de sexo masculino (ver, en igual sentido, voto del Dr. Corach en SD Nro. 28313 del 08/3/2018 en Fecha de firma: 16/08/2019 A.ta en sistema: 22/08/2019 Firmado por: M.A.P., JUEZ DE CAMARA Firmado por: G.C., JUEZ DE CAMARA...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba