Críticas al traspaso de las escuchas a Gils Carbó

 
EXTRACTO GRATUITO

El mensaje conciliador que hizo llegar la procuradora cuando la Presidenta anunció que pretendía trasladarle el control de las escuchas legales no convenció a los referentes de las principales asociaciones de jueces y fiscales.

"Ponen a la zorra a cuidar a las ovejas", afirmó a primera hora Ricardo Recondo, presidente de la Asociación de Magistrados, máxima agrupación de jueces y fiscales, a TN. Recondo dijo a LA NACION que "si ponen a alguien que no es imparcial, como Gils Carbó, a que intercepte comunicaciones, por ejemplo, en una investigación contra el gobierno nacional, lo primero que va a hacer es transferir la información a los investigados".

También los fiscales Carlos Donoso Castex, presidente de la Asociación de Fiscales y Funcionarios del Ministerio Público, y Luis Cevasco, de la Asociación Argentina de Fiscales, criticaron el proyecto. Todos coincidieron en que debería ser la Corte Suprema la que se haga cargo de las intervenciones telefónicas.

Tal como lo había anunciado, Gils Carbó empezó ayer la ronda de consultas para lograr un "consenso amplio" para un futuro traspaso de la oficina de escuchas. Uno de sus llamadas fue a Donoso Castex, dijo un vocero de la Procuración.

Donoso se opone. "Legalmente es un disparate que dependa del Ministerio Público", dijo. "Nosotros, los fiscales, debemos pedirles las escuchas a los jueces. Si ellos las ordenan, deberían controlarlas. Si no, no hay transparencia", afirmó, y dijo que hace años reclaman que las interceptaciones las maneje el Poder Judicial.

"Vamos a convocar igual a todos los sectores. Sin un apoyo amplio, no...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA