Ex alumnos critican el reclamo y lamentan la actitud de los padres

Para muchos ex alumnos del Colegio Nacional de Buenos Aires (CNBA), las protestas de estudiantes de ese establecimiento -ocupación del colegio y suspensión de clases- significan una actitud contraria a la bandera de defensa de la educación pública que dicen enarbolar con la protesta."Es una ofensiva depredatoria contra la educación pública", afirmó ayer el periodista Pepe Eliaschev, ex alumno de esa escuela dependiente de la Universidad de Buenos Aires, a la que siempre ha definido como "el colegio de la patria", ya que buena parte de la dirigencia política de los albores de la institucionalidad argentina estudió allí."Hay acciones reaccionarias, retrógradas y antipopulares. Parece que quienes participan de estas medidas lo hacen en favor de la educación privada, porque es una campaña en contra de la educación pública", añadió, en diálogo con LA NACION.Eliaschev no solamente cuestionó las decisiones de los estudiantes, que en solidaridad con las escuelas porteñas ocupan el CNBA desde hace casi una semana, sino también la actitud de sus padres: "Quiero poner el acento en los padres y no en los alumnos. Pareciera que estos padres viven en estado traumático por lo que no pudieron hacer en su juventud".En esa misma línea se manifestaron el ex ministro de Economía y actual candidato a diputado nacional Martín Lousteau y el sociólogo y filósofo Marcos Novaro."Esta situación me da pena porque es un ejemplo más de la degradación cultural del país", sostuvo Martín Lousteau, quien admitió sentirse "atónito" frente a la protesta, ya que no tiene vinculación con cuestiones propias de la institución, sino fines de solidaridad."Si tuvieran algo lógico por lo que quejarse, como por ejemplo que la calidad educativa propia de la escuela se degrada, entonces tiene sentido encarar una protesta", admitió Lousteau.El ex ministro recordó que en sus días de estudiante participó de...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba