Cristina viajó al Sur y se encontró con una ciudad sumida en el caos

RÍO GALLEGOS.- A la y al candidato a vicepresidente por el Frente para la Victoria (FPV), Carlos Zannini, como a un buen número de funcionarios les tocará votar en una ciudad que en las últimas horas vio enrarecido el clima, no sólo por el humo de las cubiertas quemadas, sino por los en distintos puntos del mapa.

Ayer, para tratar de encontrar alguna solución, llegó en un vuelo de línea el secretario de Seguridad, Sergio Berni, que estuvo en la gobernación santacruceña y dispuso el refuerzo de seguridad para el domicilio de Máximo Kirchner, candidato a diputado nacional.

También se reforzó la presencia policial en la residencia de la presidenta Cristina Kirchner. En tanto, se espera la llegada de más efectivos para las próximas horas.

Es la tercera vez en 40 días, que ante la virulencia del reclamo municipal -que se ha manifestado con cortes de ruta, piquetes y desparramo de basura-, que las fuerzas nacionales llegan a la ciudad.

La primera vez fue el 2 de julio, durante la inauguración del Café Literario Néstor Kirchner; luego reforzaron la seguridad durante un acto que la Presidenta protagonizó aquí hace dos semanas y ahora se espera un fuerte refuerzo para el domingo, durante las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO).

Ayer los empleados municipales de esta ciudad agravaron las protestas, luego de rechazar en una asamblea la propuesta salarial elevada por el municipio. Según el sindicato, la oferta fue insatisfactoria. Según el municipio, los paritarios bajaron mal la información de la propuesta a la asamblea.

A estas alturas, la protesta ya superó los 130 días de huelga y derivó en la renuncia del intendente kirchnerista, Raúl Cantín.

A partir de las 9 de ayer, y con funcionarios y empleados dentro, el edificio municipal quedó bloqueado durante varias horas por los trabajadores que encendieron cubiertas e impidieron la salida e ingreso del personal. También pintaron las paredes con la consigna del 15 por ciento de reajuste salarial solicitado y agravios al jefe comunal.

Además, interrumpieron los accesos a los corralones y el vaciadero municipal. El intendente interino, Pablo Grasso (FPV), debió trasladarse a la sede del Concejo Deliberante, que está alejada del convulsionado palacio municipal.

Grasso presentó una denuncia por privación ilegítima de la libertad. También confirmó que iban a descontar de la cuota sindical los daños que provocaron en el edificio comunal.

"No vamos a tener represalias ni...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba