Cristina, otra vez, pone en discusión la prensa libre

 
EXTRACTO GRATUITO

En la tarde del lunes, en El Calafate, Cristina Kirchner volvió a señalar al periodismo como su verdadero adversario (o enemigo, quién lo sabe). Es el culpable, dijo, de que no haya existido un "escándalo" luego de las referencias de Mauricio Macri a la deuda pública durante el debate presidencial del domingo. No vale la pena meterse en el supuesto "escándalo" que la escandalizó porque no sucedió. Es importante, en cambio, señalar que ella no cambió, a pesar de los exégetas suyos que aseguran haberla visto muy distinta. La que vimos en El Calafate es la misma Cristina de siempre.Las palabras de la expresidenta en ese acto santacruceño son un dato más, pero no el único, de que la prensa libre volvió a estar en alegre discusión entre los dirigentes del cristinismo. Volvió, en definitiva, a ser una noticia de primera magnitud para los que entienden la libertad de prensa como la primera de las libertades, porque sin ella no podría haber ninguna otra. Una novedad tan significativa como aquella fue el informe de la Comisión Provincial de la Memoria (de la provincia de Buenos Aires) que suscribió la teoría del juez federal Alejo Ramos Padilla de que un grupo de periodistas hacían extorsiones a través de sus investigaciones. Podrían ser dos hechos inconexos, pero no lo son. La comisión está presidida por Adolfo Pérez Esquivel, de manifiesta simpatía con el cristinismo y solidario con el régimen de Nicolás Maduro.Macri existe porque goza de la protección del periodismo. Esta es la tesis que abona la expresidenta. Como acusa a Macri del hambre y del endeudamiento público, dentro de poco ella culpará al periodismo, por complicidad, con el hambre, sobre todo. Su candidato a presidente, Alberto Fernández, trató de diferenciarse de Cristina. Fue a programas y a canales de televisión a los que ella nunca iría. Se solidarizó en el acto con el escritor Marcelo Birmajer, de conocidas posiciones antikirchneristas, cuando fue insultado en la calle por un fanático cristinista. También hizo declaraciones a favor de la libertad de prensa. Sin embargo, en los últimos días, Alberto Fernández se pronunció sobre la causa que lleva adelante el juez Ramos Padilla; señaló que había leído el procesamiento del periodista Daniel Santoro y que lo que percibió era que se lo acusaba de extorsión. "Una cosa es la información y otra cosa es usar la información para extorsionar", señaló, en respaldo del juez. Además de leer los escritos del juez, ¿no debió Alberto Fernández...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA