Cristina y Moyano, una ayuda impensada para el Gobierno

 
EXTRACTO GRATUITO

En los últimos 15 días entraron en escena dos dirigentes que modulan, con distinto énfasis, la misma impugnación contra Mauricio Macri. Cristina Kirchner y Hugo Moyano hablan en nombre de la población más vulnerable. El momento es oportuno. La economía está impactada por dos medidas transitorias, pero antipáticas: la devaluación y el aumento de tarifas. Sobre ese telón de fondo, la ex presidenta y Moyano intentan adueñarse de la bandera de la justicia social.

Pero la intervención de estos dos dirigentes entraña una llamativa paradoja. Moyano y la señora de Kirchner bloquean, por su estilo y su ubicación en el tablero, la formación de un frente organizado. Macri estaba expuesto a una amenaza delicada: al cabo de los próximos cuatro meses, tendría frente a sí a un PJ desintoxicado, y a un movimiento obrero unido. Es decir, la distribución de poder efectivo, duro, comenzaría a jugarle en contra. La ex presidenta y el camionero se encargaron de desbaratar ese proceso. El peronismo seguirá desarticulado. Y el incipiente camino hacia la unidad sindical quedó detenido.

El balance para Macri puede ser alentador. Quienes expresan en voz más alta el malestar frente al ajuste están inhabilitados para proveer a ese malestar una organización operativa

El egocéntrico Moyano consiguió lo que anhelaba: ser la referencia principal de una manifestación masiva. Pero pagó un costo institucional extraordinario. Atrapado en la intransigencia de las dos CTA, la de Pablo Micheli y la de Hugo Yasky, comenzó a ser abandonado por el resto del sindicalismo. El pionero de ese éxodo fue Luis Barrionuevo, en cuyo sindicato Macri homenajeó ayer a los trabajadores. Lo siguieron Gerónimo Venegas (rurales), Armando Cavalieri (Comercio) y Carlos Acuña (estaciones de servicio). Sólo dos gremialistas tradicionales escoltaron al camionero en el palco: el metalúrgico Antonio Caló, de la CGT oficial, y el "Centauro" Andrés Rodríguez, de UPCN, que debe simular cierta agresividad para que ATE no robe su clientela.

La dispersión había comenzado antes. El vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, y el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, visitaron a Cavalieri, Carlos West Ocampo, Héctor Daer, Víctor Santa María, Lingeri y Caló en lo del "Centauro". Quintana y Triaca tuvieron un gesto inesperado para su nivel de educación: enrostraron a sus interlocutores lo concedido en los cinco últimos meses. El que peor la pasó fue Caló, cuando Triaca le preguntó: "Te quejás por el desempleo, pero...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA