Cristina Kirchner, cada vez más cerca de la imbatible mayoría agravada del Senado

Mientras se prepara para desembarcar en sus nuevas oficinas del primer piso del Palacio Legislativo, Cristina Kirchner sigue tejiendo alianzas en una afanosa búsqueda de alcanzar los dos tercios del Senado, la mayoría agravada que ningún oficialismo manejó desde que la reforma constitucional de 1994 introdujo la tercera banca por la minoría.Luego de mantener una más que cordial charla de casi una hora y media, Cristina Kirchner y Gabriela Michetti protagonizaron el jueves último el acto principal de la transición entre ambas vicepresidentas.Producto de esa reunión, y a pesar de las insistentes palabras de la expresidenta para que se tomara su tiempo, Michetti se comprometió a desocupar durante este fin de semana las amplias oficinas de la presidencia del Senado.Así, a partir de hoy, los delegados de Cristina Kirchner ya tendrán en sus manos, una vez firmados los papeles de traspaso patrimonial, las llaves del despacho que ocupará por los próximo cuatro años.Pero la expresidenta tiene la mira puesta en temas menos prosaicos que los movimientos inmobiliarios senatoriales. Política al fin, sigue buscando acumular más poder.Tras sumar al bloque del Frente de Todos al puntano Adolfo Rodríguez Saá, que desde que entró al Senado, en 2005, nunca se había integrado al bloque peronista, ahora la mira de la futura vicepresidenta está puesta en dos bancas que podrían llevar al futuro oficialismo a tener 44 senadores.Uno de esos escaños es el que ocupa la neuquina Lucila Crexell, quien consiguió su reelección por Juntos por el Cambio, pero que en las últimas semanas viene mostrando muy buena sintonía con Marcela Durrieu y Malena Galmarini, suegra y esposa de Sergio Massa, respectivamente.Ofendidas con los radicales, que quisieron impedirle su ingreso al Senado, la joven legisladora no se sumará a Juntos por el Cambio y sostiene que constituirá un monobloque.Pero en un contexto en el que el Senado cada vez se polariza más (la principal oposición será el hoy interbloque de Cambiemos, con 28 miembros), esa soledad solo podría repercutir en la pérdida de espacios de poder, por ejemplo, vocalías en las comisiones, contratos y viajes al exterior. Esto convierte a Crexell en blanco fácil para los cantos de sirena de un oficialismo cada vez más poderoso.El otro escaño al que el Frente de Todos mira con voracidad quedará vacante mañana, cuando la radical Inés Brizuela asuma la intendencia de La Rioja. Sin embargo, la alegría por el triunfo electoral podría estar...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR