Cristina calificó a los fondos buitre de “terroristas” y los acusó de desestabilizar

 
EXTRACTO GRATUITO

NUEVA YORK.- Fue una confirmación de lo que había venido anticipando. En un duro discurso, la presidenta denunció el "terrorismo económico" de los fondos buitre, que, con la "complicidad" del sistema judicial norteamericano, "acosan" a la economía del país y "buscan desestabilizar".Lo hizo al exponer por séptimo año consecutivo ante el recinto -en ese momento, semivacío- de . Allí la apuntó que "no sólo son terroristas los que ponen bombas", sino también "los que desestabilizan la economía de los países y provocan hambre, miseria y pobreza a partir del pecado de la especulación".Como suele hacer en sus intervenciones, habló de muchas cosas. Pero, sobre todo, se centró en cuestionar al juez Thomas Griesa -"si está tan seguro de su fallo, por qué no lo aplica", desafió- y, más allá del terreno de los buitres, al gobierno norteamericano por su política exterior, el rasero con que mide al terrorismo y lo "rápido" que cambia de idea"El año pasado nos criticaban a nosotros por hablar con Irán y resulta que ahora el secretario de Estado John Kerry se sienta a conversar con ellos", reprochó.Pero fue la cuestión de los fondos buitre la que más tiempo demandó en los 35 minutos de su intervención, que, a diferencia de otras ocasiones, esta vez no cosechó tantos aplausos y los que hubo partieron, sobre todo, del palco de invitados argentinos, ocupado con integrantes de su nutrida delegación.En eso, luego de la reunión y en un diálogo posterior con periodistas, entre ellos LA NACION, tuvo un nuevo reproche para el agregado de negocios de los Estados Unidos, Kevin Sullivan, por sus dichos a favor de que la Argentina supere "el default". Lisa y llanamente, lo mandó "a callar"."Lo que tiene la Argentina no es default. Default es cuando un país no quiere pagar, y eso no es lo que ocurre con la Argentina. Lo que ocurre es que un juez le impide hacerlo, de modo que si ese juez encima es de tu país, tené la decencia de guardarte a silencio", demandó.La presencia de la Presidenta en esta ciudad coincidió con la convocatoria del juez a una nueva audiencia y la posibilidad de que se le aplique a la Argentina una multa de 50.000 dólares diarios por no honrar los fallos del magistrado (ver aparte), así como la amenaza de una declaración de desacato.La noticia no se había conocido cuando expuso ante las Naciones Unidas. Pero luego, en la conversación que mantuvo en su suite del piso 54 del hotel Mandarin, insistió en que eso no puede producirse. "Un país no puede ser declarado...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA