Cristian Aldana: ¿una condena histórica que reivindica al 'sistema'?

En definitiva: lo que dejó la semana, cantante de la banda de rock El Otro Yo, condenado el viernes pasado a 22 años de cárcel por abuso y corrupción de menores, vuelve a recordarnos que la extendida distopía del rock teenager donde todo lo "adulto" es el mal represivo resulta una estafa peligrosa. Lo que ocurrió con Aldana, que hoy tiene 47 años, es inédito a nivel mundial, algo histórico y sin precedente en la música de Occidente. El Otro Yo fue una banda de popularidad media que cultivó una especie de hardcore naif a pesar de que sus integrantes ya eran personas bastante mayores de edad (la bajista era la hermana del cantante). Tenía un discurso en el cual abjuraba del "sistema" por representar el odio, el control, lo aburrido y la falta de libertad, o sea, más de lo mismo, aunque escondía algo perverso y manipulador. El público de El Otro Yo, integrado por una mayoría de niños y adolescentes, admiraba a su ídolo Cristian porque aparecía como un guía, un referente que los ayudaba a transitar el desierto de la adolescencia atormentada. Pero no todo era tan cándido. Ocupó un lugar de poder adornado de símbolos de estrella de rock, discursos al oído y estética, sobre todo, mucha estética y moralina aniñada que a muchos les parecía sana y entrañable. Una especie de Willy Wonka de pelo largo y una fábrica de palabras "honestas" y convincentes. En sus fueros internos, no obstante, siempre fue ambicioso: militó en el kirchnerismo y durante años estuvo al frente de la Unión de Músicos Independientes (UMI), de la que se fue con un presunto escándalo. En 2013 lo pusieron en el decimotercer lugar en la lista del por entonces partido Frente para la Victoria para legisladores en la ciudad de Buenos Aires. Lo curioso es que una de las denuncias por abuso contra Aldana data de 2010, antes de que se confeccionaran...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba