Un crimen que dejó a la luz los lazos de policías y narcos

 
EXTRACTO GRATUITO

SAN CARLOS DE BARILOCHE.- El homicidio del oficial Lucas Muñoz cuyo cuerpo fue hallado el miércoles pasado, luego de 28 días de búsqueda puso al descubierto la actividad ilegal de un sector de la policía rionegrina en la que un grupo de comisarios aparece ligado con el narcotráfico y la trata de personas.

Para los investigadores quedó claro que Muñoz se enteró de un hecho ocurrido en un ámbito donde se cruzan la explotación sexual y el tráfico de drogas. Quiso denunciar ese episodio y un grupo de policías, en complicidad con un pesado delincuente de esta ciudad, lo asesinaron.

Antes de matarlo, los policías lo secuestraron y lo habrían tenido cautivo en un sector del predio de la Policía Montada, adyacente al viejo camino al cerro Catedral. Allí, lo habrían torturado. Según fuentes de la investigación, será difícil establecer si lo sometieron a una golpiza para que revelara lo que sabía sobre el episodio que habría presenciado o para que no denunciara a los personajes involucrados en ese hecho y ayudara a encubrirlo.

"Dentro de cinco días cuando se terminen los peritajes que realizaron los peritos de la Gendarmería Nacional, en el lugar donde fue hallado el cuerpo Muñoz, van a rodar la cabezas de varios comisarios", expresó, optimista, uno de los investigadores judiciales, que solicitó mantener su nombre en reserva.

A raíz del homicidio y la presunta vinculación de policías, crecieron los rumores de acuartelamiento de algunos de los 450 efectivos que se desempeñan en la zona de Bariloche.

Veinte homicidios impunes

Además de poner al descubierto la trama de relaciones entre policías y narcos, el homicidio de Muñoz sacó a luz una serie de homicidios en los que, se sospecha, los uniformados cobraron dinero para borrar pruebas. Por serias irregularidades en las investigaciones, al menos 20 homicidios ocurridos, durante los últimos seis años, en la zona de Bariloche y en El Bolsón, quedaron impunes por la acción de los policías que intervinieron en las pesquisas.

Los asesinatos de Natalia Báez y Micaela Bravo, ocurridos este año y el homicidio del médico policial Guillermo Neumann, registrado en 2010 en El Bolsón, integran la lista de esos 20 casos en los que existen sospechas sobre el encubrimiento policial.

Neumann fue asesinado el 26 de marzo de 2010 cuando llegaba a su casa de San Martín al 2000 en El Bolsón. Quedó comprobado que la policía "plantó" testigos y borró pruebas para evitar que el homicida y el autor intelectual del asesinato...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA