Crearán un mapa de conflictividad gremial en el Estado para hacer reformas

 
EXTRACTO GRATUITO

La modernización del Estado que intenta llevar adelante el Gobierno acaba de sumar un nuevo eslabón a la cadena de cambios que comenzaron a implementarse el año pasado. Se trata de la conformación de un mapa de la conflictividad gremial en el sector público, un trabajo inédito en la Argentina.

El nuevo GPS de las dificultades con los gremios le dará las coordenadas a la administración de Mauricio Macri para saber qué camino tomar primero -en otros términos, qué dependencia pública es más o menos permeable a las nuevas ideas- al momento de implementar reformas en las condiciones de trabajo de los empleados públicos que puedan despertar resistencias, y así evitar o disminuir conflictos potenciales con los trabajadores, según definieron fuentes al tanto de la iniciativa.

El trabajo está a cargo del Ministerio de Modernización, que maneja Andrés Ibarra ( semanas atrás sumó también a la ex cartera de Comunicaciones).

El 19 de julio esa cartera le encargó el proyecto a la consultora PCG, que recibirá $ 2,7 millones por su trabajo. Deberá entregarlo en enero próximo.

En concreto, la compañía deberá proveer de un servicio de consultoría que analice de manera puntillosa los problemas sindicales en el Estado. Por ejemplo, tendrá que confeccionar las estadísticas de conflictividad laboral y compararlas con el mismo período del año anterior, con indicadores que "evidencien la evolución de los conflictos colectivos, además de detectar tendencias y señalar otros indicadores como cualquier tipo de estacionalidad y evaluar la efectividad de los mecanismos de negociación y resolución de los mismos", según sostiene un documento que vio LA NACION.

El trabajo también pide el armado de un registro de agentes del Estado con tutela gremial y facilitar el desarrollo de "mejores prácticas en materia de gestión de las relaciones laborales". Para eso se relevarán las bases de información de agentes con tutela gremial en los diferentes organismos públicos.

Otro de los puntos que se requieren es un sello de la gestión del Estado en la era Macri. Consiste en el desarrollo de un "tablero de comando" con indicadores clave de gestión para el seguimiento de las iniciativas del área en lo que respecta a su estado de implementación y el uso de fondos. Eso irá de la mano de la confección de una metodología de seguimiento y control de los conflictos de gremiales. Algo similar implementó Modernización para que la mesa chica de Macri evalúe la marcha de los principales proyectos...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA