La creación de un clima destituyente

 
EXTRACTO GRATUITO

En la temprana mañana del jueves, día en que se realizó la reunión frustrada de la Cámara de Diputados, hubo escraches. Pintadas, carteles y pasacalles con insultos y amenazas adornaban el entorno de las casas de los diputados peronistas que iban a votar las reformas económicas. La operación para tumbar la sesión había comenzado. Desde el miércoles, la izquierda trotskista, los movimientos sociales y algunos sindicatos (sobre todo los estatales de ATE Capital, los bancarios y los empleados de la Anses, todos gremios kirchneristas) habían desquiciado la vida de la ciudad.

El clima que crearon todos ellos, funcionales a los intereses judiciales del kirchnerismo, fue claramente destituyente. Destituyente de las instituciones o de Mauricio Macri. Es lo mismo. El Presidente expresa la estabilidad o la debilidad de las instituciones. En los próximos días se jugarán el destino de esas leyes y la suerte institucional del país.

El presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, fue destituido de hecho cuando un grupo de diputados kirchneristas, liderados por el increíble Leopoldo Moreau, lo dejó sin micrófono, que es el único instrumento que tiene para poner orden en el recinto. La Cámara se quedó acéfala durante minutos interminables, avasallada por la anarquía y el caos. Monzó había sido agredido antes en una emboscada también kirchnerista. Diputados de esa facción política denunciaron que había colegas en la puerta del edificio que no podían entrar. Monzó; Nicolás Massot, presidente del bloque de Pro, y el director de Ceremonial de la Cámara bajaron hasta la puerta de ingreso. Cuando salieron a la calle estaban efectivamente varios diputados kirchneristas, pero rodeados por algunos violentos que agredieron físicamente a Monzó. Cuando este volvió a ingresar a la Cámara, los diputados se fueron con los manifestantes. No querían entrar. Estaban Máximo Kirchner, Eduardo “Wado” De Pedro, Mayra Mendoza y Andrés “Cuervo” Larroque, entre otros. La presencia de Máximo confirma que la estrategia fue aprobada por su madre, Cristina Kirchner.

El operativo de desestabilización comenzó dos días antes cuando boicotearon la reunión de la comisión de Previsión y Seguridad Social, que preside Eduardo Amadeo. Desde temprano, los agentes de seguridad de la Cámara advirtieron que estaban ingresando al edificio dos o tres personas por cada diputado kirchnerista. Al final, unos 20 manifestantes golpearon a la custodia de la Cámara e ingresaron brutalmente. Amadeo...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA