Cracks se buscan: las figuras que gobiernan el torneo no rompieron el molde como las de otras épocas

 
EXTRACTO GRATUITO

MONTEVIDEO.- La producción de la mina de oro está en declive. El campeonato Sudamericano Sub 20 dejó de enseñar a aquellas figuras deslumbrantes, que convocaban a aquellos que consumen fútbol, pero también a los desprevenidos, que se entusiasmaban con gambetas y apellidos un tanto desconocidos. El torneo que se desarrolla en Uruguay atrapa por la cantidad de goles, aunque no emociona por el nivel ni la jerarquía de los seleccionados. El hexagonal final tendría que convertirse en la plataforma de lanzamiento de los cracks del futuro, aunque ninguno de los que llegaron a la cita para romper el molde apareció en todo su esplendor. Son apenas ráfagas, estrellas fugaces que sobrevuelan con velocidad el firmamento para desaparecer en el juego siguiente. Entre la inmadurez lógica de la edad y algunas muestras de que la técnica escasea, el certamen carece de brillo. Con sólo repasar que Messi, Suárez, Alexis Sánchez, Neymar, Ronaldinho, Radamel Falcao, Riquelme, Cavani realizaron este mismo camino, ensayar una comparación deja en evidencia el retroceso.

La disparidad entre ricos y pobres creció, y las selecciones de menor jerarquía quedaron relegadas en el crecimiento. Brasil, la Argentina y Uruguay siempre fueron las potencias del campeonato Sudamericano, no es una casualidad que entre las tres se reparten 22 de las 26 coronas; Colombia, Paraguay y Chile -esta vez su participación resultó un fracaso, como fue el de la selección dos años atrás, cuando no superó el corte- fueron alternándose y se sentaron en la mesa de los grandes; el resto mira desde la ventana el poderío de los gigantes sudamericanos. El torneo refleja un punto que debería ser un llamado de atención, tratándose de juveniles: los jugadores cometen errores básicos, conceptuales, que desnudan la malformación del futbolista. Así, los cazatalentos, alrededor de 80, que pagaron 300 dólares para ser acreditados, se pasearon por las sedes de Colonia y Maldonado, y observan una y otra vez las planillas sin encontrar respuestas a sus pretensiones. Entre los consorcios de representación futbolística se encuentra el Grupo City, que maneja los intereses de Manchester City, Melbourne City, New York City y Yokohama Marinos.

En el arranque del torneo todos miraron a Uruguay. Villarreal ya acordó, por cinco años, con Franco Acosta; a Jaime Báez lo observan Liverpool y Juventus; Mathías Sánchez se quedará medio año más en Defensor Sporting, pero el representante Gerardo Arias ya advirtió que tras...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA