El costo laboral subirá en varias provincias por la reforma tributaria

 
EXTRACTO GRATUITO

La disposición de un monto no imponible para el cálculo de las contribuciones a la seguridad social; la unificación de la alícuota a cargo de las empresas por esos conceptos y la eliminación progresiva de la posibilidad de contabilizar parte de esos pagos a cuenta del IVA, son las tres medidas incluidas en la última ley de reforma tributaria que están vinculadas con los costos de una contratación laboral.Combinadas, esas disposiciones dejan diferentes efectos según el lugar del país que se mire. Y según un informe elaborado por el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), el peso de las contribuciones patronales terminará, de hecho, siendo en algunos casos más elevado que el actual en lugares como Santiago del Estero, Salta, Jujuy, La Rioja, Tucumán y Catamarca.Así, por ejemplo, en el caso de un sueldo bruto de $36.000 los cambios derivarán, en la ciudad de Buenos Aires, en una caída del costo laboral que será de 0,7 puntos porcentuales este año y de 1,4 puntos en 2019 y que llegará a 4 puntos en 2022 (las medidas se aplican en forma progresiva en cinco años). En cambio, en la ciudad de Santiago del Estero, por ejemplo, el efecto combinado de todo lo dispuesto será un alza del costo de 1,3 puntos porcentuales en 2019 y de 6,8 puntos en 2022 (la comparación es con 2017). Para salarios más elevados, el alza del costo se prevé mayor aún.¿Por qué ocurre eso? Por un lado, un cambio de la ley 27.430 establece que las contribuciones no se calculan ya sobre el total de la remuneración bruta, sino que antes de hacer la cuenta se detrae un monto, que es creciente entre este año y 2022. Para 2018, esa cifra es de $2400 y se irá incrementando hasta llegar a $12.000 (los montos establecidos por la ley están en términos nominales y cada año se actualizarán por el índice de inflación).Hoy se aplica el "descuento" de $2400. Según explica Analía Saitta, socia de Tax & Legal de KPMG Argentina ello es así, en la práctica, desde mayo pasado, porque en ese mes salió la reglamentación de la AFIP, aunque la medida tiene efecto desde febrero (por esto último, en mayo las empresas pudieron hacer sus recálculos de contribuciones desde el segundo mes del año y contabilizar saldos disponibles). Al descontarse de la base imponible un monto fijo e igual en todos los casos, esta medida tiene mayor efecto para los salarios más bajos y para las pymes, según analiza Saitta. Y por eso también, para los ingresos más elevados se hace menor la baja del costo (en las...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA