En la costa bonaerense, los controles reducen la venta ambulante a orillas del mar

 
EXTRACTO GRATUITO

A la carrera, contra el viento que sopla en la orilla, el churrero se abre paso entre bañistas, jugadores de tejo y canchas de paleta improvisadas en la arena. En lugar de ofrecer sus bocadillos fritos a los que a esa hora de la tarde se reagrupan alrededor del mate, el hombre se aleja maldiciendo con la canasta al hombro. Por la arena seca caminan dos vigilantes.

La venta ambulante en la playa, como expone la escena que tuvo lugar un día de enero en la localidad bonaerense de Cariló, no es sólo para aquellos capaces de caminar sobre el suelo caliente, con varios kilos al hombro. Ejercer el oficio demanda, además -y ante todo-, una habilitación del municipio. Además, los voluntariosos tendrán que adaptar su oferta a las categorías disponibles según el lugar del que se trate, llegar a tiempo para obtener una vacante en el rubro y pagar el cargo correspondiente.

En Pinamar (que abarca también Ostende, Valeria del Mar y Cariló), por ejemplo, se introdujo hace meses un requisito excluyente para favorecer el empleo local: sólo los residentes del partido y de General Madariaga con tres años de antigüedad, pueden tramitar el permiso, que vale unos $ 3320. La excepción al requisito de ser residente es haber obtenido permisos en los últimos cinco años, de forma ininterrumpida. El costo para este puñado de comerciantes es de $ 6640. En ambos casos, buenas ventas o remarcaciones jugosas pueden contrarrestar la inversión.

En estas playas, explica Silvio Quagliatini, director de Recaudación del municipio de Pinamar, la ordenanza vigente permite la venta de ocho rubros alimenticios; entre otros, choclos (hasta 66 vendedores), churros (no más de 40), pirulines y los clásicos barquillos. Otros siete son categorías no alimenticias, con un cupo total de 140 vendedores de artículos diversos: juguetes de playa, bijouterie, fotografía, bijouterie y alpargatas artesanales, y otros. En todos los casos, la habilitación es personal, salvo los helados, cuya venta en dos grandes áreas se...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA