Sentencia de Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro Rivadavia, 20 de Abril de 2012, expediente P-040/12

Fecha de Resolución:20 de Abril de 2012

Poder Judicial de la Nación Expte. nº P-040/12.-

G.C.J.M., OCAMPO

BRIZUELA Maximiliano Emanuel y otra s/inf.

a la ley 23.737

.

-VEREDICTO/FUNDAMENTOS -

JF. C.O..-

modoro R., 20 de abril de 2012.-

VISTOS:

Estos autos nº P-040/12, caratulados “GARCÍA

COSIO Julio Marcelo, O.B.M.E. s/inf.

ley 23.737”, en trámite ante el Juzgado Federal de Primera Instancia de C.O., el veredicto y los fundamentos de la audiencia celebrada el 22/03/12.

Y CONSIDERANDO:

  1. Que a fs. 281/293vta la a quo resolvió

    decretar los procesamientos, con prisión preventiva de J.M.G.C. y sin prisión preventiva de M.E.O.B. por considerarlos prima facie coautores USO OFICIAL

    responsables del delito de tenencia de estupefaciente con fines de comercialización (art 5 inc. c) de la ley 23737), decisión que los defensores apelaron a fs. 310/314 el Dr. J.C.S. en representación del último de los nombrados y a fs. 315/320 la defensa de G.C. ejercida por el Defensor Oficial Dr.

    A.M., concediéndose los recursos a fs. 321.

  2. Que en esta instancia, los Sres.

    Defensores se remitieron a los argumentos expuestos en oportunidad de apelar.

    El defensor de G.C. plantea la nulidad del procedimiento ya que a su juicio, no se dan los supuestos legales que autorizan a la autoridad policial de requisar a una persona y vehículo en la vía pública (indicios vehementes de culpabilidad: peligro de fuga, sorprendido en flagrancia etc.).

    Sostiene que no se encontraban configurados los extremos que autorizan la requisa practicada sobre su pupilo y el automotor debido a que no se observan las características de razonabilidad que debe tener la existencia de circunstancias previas o concomitantes para justificar tal medida.

    Descree que el origen del procedimiento policial haya sido el pasamano del que dan cuenta los preventores y sobre esta base sostiene que la resolución apelada convalidó un accionar manifiestamente improcedente e ilegal por parte de la policía.

    De otro lado plantea que las constancias probatorias no permiten sostener la efectiva posesión y/o disponibilidad del estupefaciente secuestrado y mucho menos el ánimo de comerciar con él.

    Subsidiariamente, considera que en la sentencia impugnada se ha realizado una incorrecta y parcial apreciación y valoración de la prueba, no coincidiendo con la calificación, ya que no se ha podido descartar que la tenencia de estupefacientes lo sea para consumo personal. Como consecuencia de lo expuesto solicita se disponga la libertad de su defendido revocando la prisión preventiva oportunamente decretada.

    Por su parte, el defensor de B.O. sostiene que el auto apelado no permite conocer cual es la tenencia que pone en cabeza de su defendido.

    En particular no expresa si los 52 grs. de marihuana y 9 grs. de cocaína encontrados en la parte trasera del auto le son atribuidos a su defendido y en su caso, no expresa los fundamentos de tal decisión.

    Afirma que amén de que la relación posesoria de la mayor parte de la droga, no encuentra sustento en las probanzas de la causa la pretendida comercialización que se le endilga, la a quo infiere la ultraintención que requiere la figura en los mensajes de texto del celular de O. que a poco de analizarlos se muestran, a su juicio, ambiguos e insuficientes para el fin pretendido.

    Así, solicita que la conducta de su defendido sea subsumida en la figura de tenencia de estupefaciente para consumo personal (art. 14 segundo párrafo de la ley 23.737).

  3. Que se atribuye a M.E.O. (26 años) y J.M.G.C. (30 años) la detentación el 16/1/2012, alrededor de las 21:15 hrs., de 57,08

    grs. de material vegetal compacto correspondientes a plantas de cannabis sativa, en las que se comprobó la presencia de los THC y 8,39 grs. de cocaína hecho, detectado por personal policial de la Policía de Santa Cruz, en ocasión de realizar tareas de prevención en el móvil 547, oportunidad en la que al proceder a la identificación de tres personas que un primer momento se encontraban sentadas en el boulevard de Av. L. de La Torre entre B. delH. y Maipú cercanos a la arboleda allí

    existente realizaban un movimiento sospechoso (pasamanos) y ante la presencia policial ascendieron a un Chevrolet Vectra negro con vidrios polarizados.

    Invitados a descender del automóvil para su identificación, uno de los sujetos J.M.G.C. P.J. de la Nación Expte. nº P-040/12.-

    G.C.J.M., OCAMPO

    BRIZUELA Maximiliano Emanuel y otra s/inf.

    a la ley 23.737

    .

    -VEREDICTO/FUNDAMENTOS -

    JF. C.O..-

    extrae un elemento del bolsillo de su pantalón de gimnasia y lo deja caer al suelo, observando adheridos a una cinta de embalar color marrón, restos de sustancia vegetal que conforme la pericia realizada son 1,73 grs. de marihuana con presencia de THC. Atento lo expuesto, el olor que emanaba del interior del vehículo, frente a los testigos de actuación se procede a su registro encontrándose en la alfombra del asiento delantero lado izquierdo -a simple vista- un envoltorio con sustancia vegetal amarronada de 7,6 grs.

    la pericia realizada confirmó que era cannabis sativa –marihuana-

    y un parcial de nylon color negro conteniendo una sustancia blanquecina que arrojo un peso de 0,1 grs. –que conforme la pericia realizada pesa sin envoltorio 0,006 grs. (M9) que contiene USO OFICIAL

    cocaína-. Al mover hacia delante el asiento trasero se observan ocultos una sustancia de origen vegetal que pesa 52 grs. que conforme la pericia realizada era cannabis sativa –mari-huana-

    53,04 grs. (M7) y un nylon color negro con otro parcial de nylon transparente y en su interior una sustancia blanca polvorienta que peso 9,0 grs. y que conforme la pericia realizada 8,33 grs. de cocaína (M8). Asimismo se secuestró del bolso que portaba M.Q. $3080 (tres mil ochenta pesos), en el habitáculos del cenicero teléfono celular Nokia carcasa negra con detalles grises,

    IMEI 355932/04/237311/3 con un chip de la Empresa Claro, un billetera color marrón con documentación a nombre de M.E.O. encontrándose en el compartimiento para las monedas sustancia vegetal verde amarronada que peso 2,7 grs. (partes informativos de fs. 2 y 3, acta fs. 7/8vta., vista fotográfica fs.

    23/24 y pericia fs. 144/150).

    A fs. 4/5 obra la requisa personal de J.M.G.C. oportunidad en la que se secuestra una cinta de embalar con sustancia vegetal adherida que conforme la pericia realizada era marihuana con la presencia de THC y un teléfono celular marca Samsung carcasa negra y roja Imei 357532/04/164863/3

    con chip de la empresa Claro y $109 (billete de $50, 1 billete $20, 2 billetes de $10 un billete de $5 y 7 billetes de $2).

    A fs. 13/vta. se plasma la requisa personal de M.L.Q. quien hace entrega de un celular Nokia color blanco con detalles gris, modelo 5230, chip de la Empresa Claro Imei 358018/03/436556/9.

  4. A fs. 2/3 obran los partes informativos,

    a fs. 4/5 obra acta de requisa personal de J.M.G.C., a fs. 6/vta. acta de requisa personal de M.E.O. y a fs. 13/vta. acta de requisa personal de M.L.Q., a fs. 7/8vta obra el acta de requisa vehicular; a fs. 23/24 tomas fotográficas de lo secuestrado, a fs. 58/59 vta.

    acta de allanamiento del domicilio de Miramar nº 1619; a fs.

    70/71vta. acta de allanamiento del domicilio sito en Barrio Mar del Plata Casa 13; a fs. 77/vta., 78/vta. y 79/vta. prestan declaración en sede prevencional los policías que intervinieron en el procedimiento inicial; a fs. 144/150 obra la pericia química realizada por el Gabinete Científico de la Policía Federal de la que surge que se han peritado 57,08 grs. de sustancia que corresponde a cannabis sativa (marihuana) en los cuales se ha comprobado la presencia de THC, con lo cual podrían prepararse 114,16 cigarrillos de manufactura casera y 8,39 grs. de cocaína siendo el equivalente a cocaína pura 3,7485 grs. con lo cual podrían prepararse 74,97 dosis de 50 mg. y 37,485 dosis de 100

    mg.; a fs. 162/267 obra la pericia sobre los teléfonos secuestrados.

    A fs. 88/89, J.M.G.C., se ampara en su derecho a negarse a declarar; haciéndolo, en cambio a fs. 91/93 M.E.O.B. apodo “fisu” y a fs. 95/96vta. M.L.Q.R..

  5. Nulidad del procedimiento planteada por la defensa de J.M.G.C.:

    1. Los Dres. J.M.L. de I. y H.L.C. de H. dijeron:

      La defensa oficial de J.M.G.C. plantea la nulidad, atento “no observarse la ocurrencia de alguno de los supuestos legales que autoriza a la autoridad policial a iniciar un procedimiento como el que dio lugar a la causa”.

      Un análisis objetivo de los hechos nos conduce inexorablemente a la conclusión de que los hechos no pudieron haber sucedido como lo relato el acta inicial, y esa presunción de falsedad del actuar del poder público no puede sino desembocar en la invalidación del procedimiento basado en circunstancias de hecho presumiblemente falsas

      .

      Los argumentos invocados por los nombrados para iniciar al procedimiento que desencadenó la requisa y posterior detención de mi defendido, no están acreditados, toda Poder Judicial de la Nación Expte. nº P-040/12.-

      G.C.J.M., OCAMPO

      BRIZUELA Maximiliano Emanuel y otra s/inf.

      a la ley 23.737

      .

      -VEREDICTO/FUNDAMENTOS -

      JF. C.O..-

      vez que declaran haber visto a una tercera persona que habría participa do del acto delictivo que despertó la sospecha y fue esta y ninguna otra la razón que determino el accionar policial.

      Sin embargo inexplicablemente esa tercera persona no fue perseguida -reiteramos existiendo los medios para haberlo hecho-

      todo lo cual avala una razonable duda de su efectiva existencia”.

      Que a poco de analizar la situación que motiva el planteo de nulidad y preguntarnos por la legalidad del procedimiento que culminó con el hallazgo de la sustancia estupefaciente dentro del Chevrolet Vectra dominio HAF-461, en diferentes lugares y en posesión de G.C. y su coimputado O., el 16 de enero del 2012 a las 21:15 hs., no cabe más que USO OFICIAL

      respondernos que, en realidad existieron razones valederas para que los preventores procedieran a requisar el automóvil en cuestión.

      Así, surge que en oportunidad de realizar tareas de prevención, los oficiales se acercan para identificación de los...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba