Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala K, 20 de Febrero de 2018, expediente CIV 013444/2013/CA001

Fecha de Resolución20 de Febrero de 2018
EmisorCamara Civil - Sala K

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA K “CORVA, N.S. contra SEIDENARI, J.F. y otro sobre daños y perjuicios”.

Expediente n° 134.444/2013.

Juzgado n° 61.

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a los días del mes de febrero de 2018, hallándose reunidos los Señores Vocales integrantes de la Sala K de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, a fin de entender en los recursos de apelación interpuestos por las partes en los autos caratulados:

CORVA, N.S. contra SEIDENARI, J.F. y otro sobre daños y perjuicios

, habiendo acordado seguir en la deliberación y voto el orden del sorteo en estudio, el Dr. O.O.Á. dijo:

  1. Vienen los autos a este Tribunal con motivo del recurso de apelación interpuesto por la reclamante contra la sentencia de primera instancia obrante a fs. 322/332.

  2. La sentencia.

    En la instancia de grado se acogió la pretensión, haciéndose extensiva la condena a la aseguradora.

  3. Los hechos.

    La actora persiguió la indemnización por los daños y perjuicios sufridos el 30 de septiembre de 2012. Relató que en circunstancias en la que intentaba cruzar por la senda peatonal la intersección de la Ruta 202 y la calle Santamaría de Oro, de la localidad de Don Torcuato, Partido de Tigre, Provincia de Buenos Aires, resultó

    embestida por el automóvil Chevrolet Corsa Classic (dominio JUR-751) que se desplazaba por la Ruta al mando del emplazado.

    Fecha de firma: 20/02/2018 Alta en sistema: 13/03/2018 Firmado por: O.J.A., JUEZ DE CAMARA Firmado por: O.O.A. , JUEZ DE CAMARA #14619846#199081480#20180221110821886 La aseguradora reconoció la cobertura del seguro al tiempo del accidente. En lo demás, efectuó una negativa pormenorizada de los hechos que se le imputaron a su asistido. Invocó la culpa de la víctima como eximente de su responsabilidad, quien intentó el cruce de la intersección con una actitud desaprensiva y distraída violando la luz del semáforo (conf. contestación de fs. 41/44, que contó con la adhesión del asegurado a fs. 53/56).

  4. Los agravios.

    La actora persigue el incremento de las sumas reconocidas en concepto de “Daño físico y Tratamiento de fisioterapia”, “Gastos médicos, farmacia y traslado” y “Daño moral”.

    La aseguradora entiende elevado el monto otorgado por “Daño físico y Tratamiento de fisioterapia”. Objeta la procedencia del rubro por “Daño moral”. En subsidio, requiere la disminución de la suma concedida.

    En otro orden de ideas, cuestiona la aplicación de la tasa activa desde la fecha del hecho porque importa un enriquecimiento indebido a favor de la víctima. En tal entendimiento, pide que se aplique una tasa del 6% anual desde la fecha del hecho hasta la del pronunciamiento apelado y desde allí y hasta el efectivo pago la tasa activa En primer lugar, he de señalar que en atención a la entrada en vigencia del nuevo Código Civil y Comercial (Ley 26.994 y su modificatoria Ley 27.077), de conformidad a lo previsto en su art. 7 y teniendo en cuenta la fecha de producción del siniestro en estudio, resultan de aplicación al caso las normas del Código Civil de Vélez.

  5. La indemnización.

    1. Incapacidad física sobreviniente.

      El Sr. Juez de grado reconoció el daño en la suma de $ 140.000. La actora pretende su incremento y la citada en garantía la reducción.

      Fecha de firma: 20/02/2018 Alta en sistema: 13/03/2018 Firmado por: O.J.A., JUEZ DE CAMARA Firmado por: O.O.A. , JUEZ DE CAMARA #14619846#199081480#20180221110821886 Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA K Recuérdese que la incapacidad es la inhabilidad o impedimento, o bien, la dificultad en algún grado para el ejercicio de las funciones vitales. Entraña la pérdida o la aminoración de potencialidades de las que gozaba el afectado, teniendo en cuenta de modo predominante sus condiciones personales (Z. de González, M., Resarcimiento de daños, 2ª, Daños a las personas, (Integridad psicofísica), p. 343).

      Además, la incapacidad computable en materia resarcitoria no es solamente la laboral sino que alcanza a todas las actividades de la persona disminuida por una incapacidad, es la llamada “vida de relación” que debe ser ponderada (M.I., El valor de la vida humana, p. 63 y 64).

      A fin de valorar el quantum indemnizatorio reconocido por este daño, se cuenta con las constancias de atención médica remitidas por el Hospital Central “San Isidro Dr. Melchor Ángel Posse”, con diagnóstico de trauma de pie derecho, esguince de Lisfranc, inmovilización con valva de yeso (ver documental de fs. 60/63).

      En igual sentido, la perito médico designado de oficio, quien luego de analizar las constancias médicas y realizar los exámenes físicos, concluyó que a raíz del accidente la actora presenta contractura muscular dolorosa con signos radiológicos de rectificación y reducción del rango de movilidad.

      Le recomendó realizar un tratamiento de fisioterapia con una frecuencia de 3 sesiones semanales por el término de 3 meses. Consideró el monto por sesión en $

      150.

      Del informe médico legal llevado a cabo en las actuaciones penales que en este acto tengo a la vista surge que la víctima se traslada con la ayuda de muletas y presenta media valva de yeso en pierna y pie derechos en virtud de una fractura tipo Lisfranc con lesión articular cuyo mecanismo productor sería la compresión del pie contra un objeto duro, siendo las lesiones descriptas graves por ocasionar más de 30 días de incapacidad laboral (Expediente n° 14-11-001792/00).

      La perito estimó el grado de incapacidad en el orden del 19% de la TO.

      La impugnación que se efectuó al peritaje a fs. 235/236, acto que contó con el asesoramiento de su consultor técnico, no enerva las conclusiones aportadas de oficio a la causa.

      Fecha de firma: 20/02/2018 Alta en sistema: 13/03/2018 Firmado por: O.J.A., JUEZ DE CAMARA Firmado por: O.O.A. , JUEZ DE CAMARA #14619846#199081480#20180221110821886 Señálese que la figura del consultor técnico se aleja de la figura del perito y se asemeja a la del abogado de parte en cuestiones técnicas. Por ello, las razones que pudiera exponer, es como si provinieran de la propia parte.

      Se ha sostenido que la tarea del consultor técnico de la parte consiste sustancialmente en el aporte de datos y reflexiones técnicas que sirvan de base para el control de la eficacia probatoria del peritaje; ya sea para corroborar sus conclusiones o demostrar su error. De este modo, las partes cuentan con un auxiliar eficaz para ejercer su derecho de defensa en un ámbito técnico que les es desconocido (CNFed.

      1. y Com. Sala I, 1998-09-03, G., J.J. c. Alfa Crucis Naviera...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR