Sentencia nº 867 de Corte Suprema de Justicia de la Provincia de Tucuman - Sala en lo Civil y Penal, 21 de Octubre de 2013

Ponente:Tonio Gandur - Daniel Oscar Posse
Presidente:Antonio Daniel Estofán
Fecha de Resolución:21 de Octubre de 2013
Emisor:Sala en lo Civil y Penal
RESUMEN

PROCESO PENAL: ACCIDENTE DE TRANSITO. LESIONES POR CULPA O IMPRUDENCIA. ART. 94 DEL CODIGO PENAL. CONFIGURACION. TIPO ABIERTO. LIMITE DE VELOCIDAD. RIESGO PERMITIDO. AUSENCIA DE VIOLACION NORMATIVA EN LA CONDUCTA DESPLEGADA. ABSOLUCION.

 
EXTRACTO GRATUITO

SENT Nº 867 CASACIÓN San Miguel de Tucumán, 21 de Octubre de 2013.Y VISTO: Llega a conocimiento y resolución de esta Excma. Corte Suprema de Justicia, S. en lo Civil y Penal, que integran los señores vocales doctores A.D.E., A.G. y D.O.P., presidida por su titular doctor A.D.E., el recurso de casación interpuesto por la defensa técnica del imputado, contra la sentencia dictada por el Juzgado Penal en lo Correccional de la Iª Nominación del 06/11/2012 (fs. 279/282 y vta.), el que es concedido por el referido tribunal mediante auto interlocutorio del 30/11/2012 (cfr. fs. 304 y vta.). En esta sede, las partes no han presentado la memoria que autoriza el art. 487 CPP (fs. 310), mientras que el señor Ministro Fiscal es oído a fs. 311/313. Pasada la causa a estudio de los señores vocales, y establecidas las cuestiones a dilucidar, de conformidad con el sorteo practicado el orden de votación será el siguiente: D.O.P., A.G. y A.D.E.. Luego de la pertinente deliberación, se procede a redactar la sentencia. Las cuestiones propuestas son las siguientes: ¿Es admisible el recurso?; en su caso, ¿es procedente? A las cuestiones propuestas el señor vocal doctor D.O.P., dijo: I.- Que mediante sentencia de fecha 22/10/2012 -cuya lectura integral se realizó el 06/11/2012-, el señor Juez Correccional de la Iª N. (en adelante el Juez o el Magistrado) dispuso condenar a R.A.U. a la pena de mil pesos ($ 1.000) de multa, e inhabilitación para conducir automotores por el término de un (1) año, por resultar autor responsable del delito de lesiones culposas (art. 94 CP) en perjuicio de S. S.G. (fs. 279/282). Para llegar a tal conclusión, el Juez tuvo por probado que el día 04/02/2007, siendo hs. 22.30 aproximadamente, el imputado U. circulaba conduciendo el ómnibus marca M.B., dominio UVO 272 por Avenida Brígido Terán en sentido de circulación Sur-Norte; y que al llegar a la intersección con Av. B.A. bajó la velocidad a 20 km/h aproximadamente por estar los semáforos intermitentes, y al ver que le daba paso un colectivo que circulaba por la última arteria mencionada, aceleró a unos 30 km/h, colisionando con un automóvil marca Fiat Palio Weekend, dominio CEI 192, conducido por la señora S.S.G., que circulaba por Av. B.A. en sentido Oeste-Este, y venía por la izquierda del colectivo que detuvo su marcha. El Juez, al fijar las circunstancias del hecho, expresó que “…razonablemente resulta imposible que el vehículo del acusado embista al auto de la víctima, estando éste a la izquierda de un colectivo que se encontraba detenido…debemos estar a la versión del imputado, y así se fija esta circunstancia en el sentido de que el auto Fíat se encontraba en movimiento al producirse el impacto, es decir: la víctima adelantó su vehículo a la línea o altura donde se encontraba detenido a su lado derecho el colectivo que le impedía su visión, y fue allí que se produjo la colisión con el ómnibus conducido por el Sr. U.…” (fs. 281 vta., último párrafo). Y en referencia a la velocidad, también expresó el Juez que “…debe estarse por aplicación del principio in dubio pro reo a la versión del acusado, Sr. U. e, quien dijo que había bajado la velocidad a 20 km/h aproximadamente al llegar a la intersección

con Av. B.A. por estar los semáforos intermitentes, y al ver que le daba paso el colectivo que venía por esa arteria, volvió a acelerar, es decir que racionalmente se concluye que aumentó su velocidad a mas de 20 km/h hasta el lugar del impacto, fijándose esta velocidad en 30 km/h al momento de la colisión…” (fs. 282 primer párrafo). Al momento de calificar el hecho y establecer la sanción aplicable, el sentenciante afirmó que “En principio, de la mecánica y producción del hecho surge con absoluta claridad que la víctima contribuyó en mayor medida que el acusado a la producción de la colisión de ambos vehículos, pero debe hacerse notar que en el presente se juzga únicamente la conducta del acusado a la luz del tipo penal de lesiones culposas, no aplicándose la compensación de culpas…”; y que “De este modo, entiendo que existe nexo de causalidad entre la conducta del acusado con el resultado de lesiones de la víctima, por cuanto esta última no debió poner en movimiento su auto al no tener visión hacia su derecha; ello no desplaza totalmente la responsabilidad del acusado, quien al advertir que no funcionaban los semáforos, al ver que el colectivo que venía por B.A. se detuvo para darle paso, no debió acelerar, sino que por la circunstancia y el peligro que significaba esa arteria sin los semáforos funcionando, debió continuar a mínima velocidad, cabiendo hacer notar que de haber realizado ello, quizás lo mismo se habría producido pero no con la magnitud que sucedió, que fue lo que en definitiva produjo las lesiones de la víctima” (fs. 282). II.- Contra esa sentencia interpone recurso de casación el Dr. E.A.G. (h), defensor técnico del encausado U., corriente a fs. 297/302 de autos. Se agravia, en primer término, de que el Juez considerara que existe nexo de causalidad entre la conducta del acusado y el resultado de lesiones de la víctima, entendiendo el recurrente que U. conducía el ómnibus a una velocidad de 30 km/h, con pleno dominio del rodado y apego a las disposiciones normativas, y que en esa oportunidad fue embestido por el auto de la víctima en el costado izquierdo del colectivo (invoca las fotografías que obran a fs. 50 y 50 vta.); que la señora G. continuó con la marcha del automóvil sin tener visión adecuada hacia el cardinal sur (por el que venía el colectivo conducido por U.) ante el obstáculo que le significaba el colectivo que circulaba en igual sentido de la nombrada y a su derecha, que se detuvo al llegar a la platabanda ubicada en Av. B.T. para que pasara el vehículo conducido por el imputado. Alega que la supuesta víctima, continuando su marcha en tales condiciones, impactó con el frente de su rodado el lateral izquierdo del colectivo de U.. Afirma que, por lo expresado, la conducta de U. no es inmediata, directa y eficiente para producir la colisión, y no fue determinante de la embestida. Refiere en tal sentido que el fallo no expresa con claridad quién es el embistente, pero que de la observación de los fotos arriba mencionadas se puede establecer que el auto conducido por G. es el que embistió, con todo su frente, al colectivo manejado por U.. Expresa que fue la propia conducta de la víctima la causa determinante del accidente al decidir, con manifiesta imprudencia, impericia, negligencia e inobservancia de las disposiciones reglamentarias, trasponer la Av. B.T...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA