Correr para adelante

Se miran, se respetan. No necesitan ser amigas para luchar juntas por un atletismo mejor y para sacarse fotos con cada uno de los invitados que asisten a la cuarta #experienciaLNCorre. Florencia Borelli y Belén Casetta son las caras del atletismo argentino que se viene. No son las únicas, claro. Pero son dos de los rostros que en los últimos tiempos dieron golpes deportivos que merecen ser tomados seriamente. Sus historias se cruzaron y se cruzan a partir de dos entrenadores: Daniel Díaz y Leonardo Malgor, los mentores de un proyecto deportivo responsable, en gran medida, de posicionar a Mar del Plata como potencial capital nacional del running y del atletismo. Es evidente que entendieron la masividad de un fenómeno social que marca el rumbo de miles de personas. No miran con desdén el cruce entre estas dos disciplinas. Al contrario, lo propician y su grupo de corredores de elite y amateurs suele mezclarse, por lo menos, una o dos veces a la semana. Como una manera de motivar a los que recién empiezan y también para que los mejores sientan el cariño de un público que los abraza como a un ídolo, es común que atletas y runners convivan en la Laguna de los Padres o en la rambla marplatense.

Con la misma ambición, pero desde el lado de la comunicación y la difusión, y con una mirada crítica y constructiva, surgió #experienciaLNCorre, el ciclo de charlas que se inició en 2015 y que continúa en 2016 con una única premisa: mostrar que los caminos del running y los del atletismo no deben ir por veredas separadas. Al contrario, se necesitan. Uno, el running, "debe ser el combustible que alimente y le dé sustento al atletismo", tal como dice Daniel Arcucci, moderador y presentador. "No vengo a hablarles del boom del running. Un boom explota y se apaga. Esto sigue ardiendo", abre la conversación Arcucci. Y agrega: "Ya hablamos mucho de por qué corremos. Es momento de saber cómo corremos y mejorar la técnica. Para eso, convocamos a Belén, a Florencia y a Daniel, uno de sus entrenadores".

Casetta, de 22 años, ya cuenta con una participación olímpica. Fue en los 3000 metros con obstáculos, producto de la clasificación que se ganó en el Iberoamericano de atletismo de Río. "Lo fui a buscar, pero no me presioné. Estar tan joven en Juegos Olímpicos es como un sueño cumplido. Pero no me conformo", cuenta la chica que cursa el tercer año de medicina, carrera de grado que combina con el rigor y la constancia que vuelca en la pista. A su lado, Borelli, de 23...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba