Algunas consideraciones acerca de las correlaciones existentes de las habilidades lingüísticas desde la perspectiva de la escucha

Autor:Guillermo M. Guevara Moya - Betsy Bilbao Carballo - Claudia Guevara Bilbao - Idarmis Knight Soto
Cargo:Profesor de Literatura y Español Facultad de Humanidades Universidad Ciego de Ávila - Profesor de Literatura y Español Facultad de Humanidades Universidad Ciego de Ávila - Especialista en Estudios Socio culturales. Morón Ciego de Ávila, Cuba - Profesora de Derecho Universidad Ciego de Ávila
RESUMEN

La lengua es un valioso instrumento de comunicación y aprendizaje entre los seres humanos. Desde pequeños, en el ámbito de la familia y en el contacto social que los individuos desarrollan se inician saberes, la escuela también tiene su encargo social junto a los agentes de la comunidad y la familia y como objetivo del currículo siempre se halla propiciar el desarrollo lingüístico... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO

Introducción

La verdadera comunicación no comienza hablando, sino escuchando. Poco se ha dicho acerca de la comprensión e interpretación a partir de la escucha. Sin embargo para una buena escucha se necesita del logro de una correlación entre las demás habilidades lingüísticas.

Escuchar es una de las habilidades del lenguaje que proporciona un conocimiento sobre el mundo y otorga significado a todo lo que subyace en éste, además permite un desarrollo de las diferentes competencias comunicativas, así, en el caso de la habilidad comunicativa de escuchar, podemos decir que permite a los sujetos una apropiación de su lengua porque posibilita el reconocimiento de diferentes códigos lingüísticos, la construcción colectiva de saberes y además permite el desarrollo de diversas competencias, tales como: la competencia pragmática, competencia semántica y competencia literaria.

El insuficiente nivel en el desarrollo de la competencia comunicativa, en sus macro-habilidades fundamentales: hablar, leer, escribir y escuchar que presentan los estudiantes universitarios en su primer año de carrera es una preocupación generalizada en el contexto cubano. Particular interés se ha encontrado en el estudio de forma independiente de cada una de las habilidades comunicativas antes expuestas, pero se reducen a un pequeño número las investigaciones encontradas que tributen únicamente al análisis de la habilidad de escuchar en el estudiantado. Investigadores como Ojalvo V. ( 1999) Aguilar B. (2007), Arcos L.(2006) y otros coinciden al plantear la necesidad de que la misma, por su importancia, no debe ser trabajada exclusivamente desde la asignatura Español, puesto que el resto de las que recibe el estudiante, en cualquier carrera y modalidad, también necesita de su desarrollo dentro del Proceso Docente Educativo.

Ante la tarea de construir un texto ya sea de forma oral o escrita sobre una temática dada, aún siendo de su interés, expresan muchas veces que saben qué decir pero no cómo, ante la tarea de interpretar no encuentran las palabras adecuadas pues su vocabulario es limitado y su comprensión escasa y ante el cumplimiento de las orientaciones del profesor lo hacen de forma parcial pues no entienden al no escuchar atentamente lo que se indica.

Se limitan generalmente a oír, no son capaces de descifrar los mensajes de forma correcta, no pueden discernir, ni jerarquizar ideas en una conversación, en la comunicación coloquial gritan en lugar de hablar, interrumpen al interlocutor con extraordinaria facilidad al querer adivinar lo que este piensa y adelantarse a su idea, hablan de varias cosas a la vez pues ciertamente no escuchan con atención ninguna.

La constatación de las diferentes dificultades referidas a la habilidad de escuchar que presentan los estudiantes justifica la presente investigación que debe constituir una premisa para la reflexión sobre el trabajo con las habilidades comunicativas particularizando en la habilidad de escuchar.

Desarrollo

Se determinó que esta situación se debe, entre otras, a las siguientes causas:

• El modelo de comunicación que aplica el profesor en el aula es el de emisor-mensaje-receptor, siendo el “emisor” el profesor y el estudiante juega el papel de objeto pasivo “receptor” ,que como su propio nombre lo indica, “recibe” los mensajes enviados por el emisor.

 La metodología actual está encaminada a desarrollar la competencia comunicativa únicamente en las clases de español comunicativo y en las mismas no se trabajan paralelamente las macro habilidades del proceso comunicativo.

 El desarrollo de la competencia comunicativa se circunscribe a la ejercitación y aprehensión del léxico y de estructuras gramaticales, así como la producción de textos breves.

 No se proporcionan acciones comunicativas concretas que les permita apreciar cómo funcionan las estructuras, ni se ofrecen estrategias cognitivas para que los estudiantes signifiquen sus propias necesidades comunicativas.

“Escuchar tiene que ver con elementos pragmáticos como el reconocimiento de la intención del hablante, el reconocimiento del contexto social, cultural, ideológico desde el cual se habla; además está asociado a complejos procesos cognitivos, ya que en el acto de leer, en el que se cuenta con el impreso como soporte de la significación, escuchar implica ir tejiendo el significado de manera

inmediata, con pocas posibilidades de volver atrás en el proceso interpretativo de los significados” (MEN, 1998: 50).

  1. El proceso de comunicación.

En el presente capítulo se abordan elementos esenciales de la comunicación como proceso, la formación y desarrollo de las habilidades en general, con énfasis en las habilidades lingüísticas, así como los antecedentes y la descripción de la enseñanza de estas habilidades durante el proceso de enseñanza aprendizaje. Tales supuestos constituyen la base teórica de la investigación realizada, los análisis son el resultado del trabajo realizado con la bibliografía consultada, teniendo en cuenta los puntos de vista de los autores. Las habilidades lingüísticas suponen el desglose de esa abstracción que se llama lenguaje y están constituidas por hablar, escuchar, leer y escribir. Se hace un detallado análisis de la habilidad de escuchar y el tratamiento que se le ofrece a la misma durante el proceso de enseñanza aprendizaje.

1.1 La comunicación. Macro habilidades lingüísticas comunicativas: leer, hablar, escribir y escuchar.

La palabra comunicación proviene del latín ´´ Comunis´´, que quiere decir común, al comunicarnos pretendemos establecer algo en común con alguien o compartir alguna información, ideas o actitud con otras personas, el origen de la comunicación humana está en la relación social y su perfeccionamiento es el resultado de la propia actividad del hombre. La comunicación tiene un carácter socio-histórico, donde se manifiesta la naturaleza del hombre con su contenido concreto. La pictografía fue el primer paso en la comunicación pero junto al elemento rupestre como necesidad prehistórica surgieron la mímica, la onomatopeya y luego el lenguaje articulado, el atisbo inicial de lo que después sería el sonido articulado como expresión material del pensamiento.

Definiciones del concepto de comunicación señalan la transmisión de significados B. Berelson, citado por Mazorra, (1999); otros, atribución de significados C. F.Hockett, citado por Mazorra, (1999); algunos se refieren a la eficiencia con que se efectúa la comunicación Salomón, citado por Mazorra, (1999) y si bien estos son aspectos importantes para establecer la comunicación, no pueden faltar elementos tan necesarios como los que plantean Roda y Beltrán, citados por Mazorra, (1999 P-34), cuando se refiere a que implica un proceso y a la interacción de los individuos en sociedad, lo que proporciona el intercambio entre los seres humanos de sus ideas, sentimientos, experiencias.

Ha de prestarse atención especial a los factores de la comunicación humana: las habilidades comunicativas (prácticas a entrenar, relacionadas con un conjunto de habilidades cognoscitivas y de la propia actividad verbal, tales como: lectura, audición, expresión oral y escrita, resumir, argumentar, definir, dialogar, comentar, discutir, etc.) , las actitudes (predisposiciones con las que se efectúa el proceso comunicativo, tales como: prepotencia, subvaloración del interlocutor, credibilidad, etc.), el nivel de conocimiento (se tiene en cuenta no sólo el nivel de conocimiento acerca del tema, sino sobre el interlocutor) y la posición dentro de un sistema sociocultural (ventajas y desventajas...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA