Para Correa, el camino a la reelección tiene pocas trabas

QUITO.- "¡¡¡Maravilloso Ecuador!!! ¡¡¡Felipao presidente!!!"Rafael Correa gritó en su cuenta de Twitter la semana pasada, como le gusta hacer de vez en cuando. Seguidores y detractores no dudaron ni un instante: el primer mandatario no renunciaba a su candidatura presidencial para las elecciones del 17 de febrero próximo, cuyo proceso comenzó hace poco en Quito. Se trató sólo de uno de sus habituales arrebatos de pasión, después de que Felipao Caicedo, delantero centro de la tricolor, acercara a su selección al Mundial de fútbol de Brasil 2014.Así es Correa, carismático y apasionado. Para lo bueno y lo malo. El líder de Alianza País parte como principal favorito en un proceso de cuatro meses que hará coincidir los comicios parlamentarios y las presidenciales. Sólo un kamikaze con poco apego a su dinero se atrevería a apostar en su contra, luego de seis años de "revolución ciudadana" y dos victorias en las urnas.Aprendiz de Chávez para unos, el político que estabilizó Ecuador para otros, Correa se examina ante su país con parte de los deberes bien hechos. Tanto la infraestructura, como la salud, la educación y la bonanza económica juegan a su favor.Así lo confirman los estudios de la encuestadora Perfiles de Opinión: el 81% de la población califica su gestión de "buena" o "muy buena"."Correa mantuvo un contacto permanente con la población, convirtiéndose en una suerte de presidente itinerante que se desplaza a lugares que usualmente los mandatarios anteriores no visitaban", explica Paulina Recalde, directora general de la encuestadora.Los sondeos confirman algo que las calles del país hablan sin disimulo. El presidente fluctúa entre el 44 y el 50% de apoyo electoral, suficiente para sobrepasar el 40% que le exige la primera vuelta."El impulso inicial de la revolución se mantiene vivo gracias a la capacidad de Correa de seguir generando condiciones para la ruptura con el pasado", reflexiona el politólogo Felipe Burbano.En su contra tiene los arrebatos personalistas, la cercanía con el venezolano Hugo Chávez y la cruzada equinoccial...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba