Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala B, 23 de Octubre de 2020, expediente CIV 010653/2015/CA001

Fecha de Resolución23 de Octubre de 2020
EmisorCamara Civil - Sala B

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA B

10653/2015

CORONEL, CARMEN c/ JUMBO RETAIL ARGENTINA S.A. Y

OTRO s/ DAÑOS Y PERJUICIOS

Buenos Aires, Capital de la República Argentina, a los días del mes de octubre de dos mil veinte, reunidos en Acuerdo los Señores Jueces de la Excma. Cámara Nacional de Apelaciones en lo C.il, S. “B”, para conocer en los recursos interpuestos en los autos caratulados: “C., C. c/ Jumbo Retail Argentina S.A. y otros s/ daños y perjuicios” respecto de la sentencia de fs. 288/298, el Tribunal estableció la siguiente cuestión a resolver:

¿Es ajustada a derecho la sentencia apelada?

Practicado el sorteo resultó que la votación debía efectuarse en el siguiente orden Señores Jueces Doctores: C.R.F. -

R.P. -

A la cuestión planteada el Dr. C.R.F., dijo:

  1. La sentencia de fs. 288/298 hizo lugar a la pretensión incoada por C.C. contra “Cencosud S.A.”. En consecuencia, condenó al demandado a abonar a la actora la suma de pesos doscientos cuarenta y tres mil ($ 243.000), a lo que se deberán agregar sus intereses y costas. Asimismo,

    hizo extensiva la misma a la citada en garantía “La Meridional Compañía Argentina de Seguros”, en los términos del seguro pactado.

  2. A f. 305 apela dicho pronunciamiento la parte actora,

    expresando agravios mediante el escrito digital titulado “Expresa Agravios”, de fecha 22/07/2020.

    Sus quejas se nuclean en los montos por los cuales procede la demanda. Entiende que en función de los daños sufridos, las partidas relativas al daño “psico-físico”, el tratamiento psicológico, el daño moral y el gasto médico;

    deberían elevarse, por resultar escasas.

    A su turno, a f. 300 apela la sentencia de grado la empresa aseguradora, desistiendo de su recurso mediante el escrito digital de fecha 31/07/2020.

    Fecha de firma: 23/10/2020

    Alta en sistema: 26/10/2020

    Firmado por: C.R.F., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: R.P., JUEZ DE CAMARA

    Por último a f. 307 apela el pronunciamiento la parte demandada,

    fundando sus quejas mediante el escrito digital de fecha 24/07/2020, titulado “Expresión de Agravios Parte Demandada”.

    En primer lugar, refiere a una mala apreciación de las pruebas producidas, apartándose el a quo del principio de la “sana crítica”. Manifiesta que la declaración testimonial aportada por el testigo presencial no constituye prueba suficiente en cuanto a la causa de la caída, toda vez que se contradice con lo que relatara el perito médico en su experticia.

    Asimismo, se agravia el apelante acerca de los montos otorgados por el a quo en carácter de “incapacidad física y psíquica”, “gastos de curación o farmacéuticos” y “daño moral”, por considerarlos improcedentes y elevados.

    Por último, solicita que en caso de confirmarse la sentencia, se modifique la tasa de interés establecida, reduciéndola al 8% anual desde la fecha del hecho hasta la sentencia.-

  3. Es menester efectuar una advertencia preliminar: en el estudio y análisis de los agravios he de seguir el rumbo de la Corte Federal y de la buena doctrina interpretativa. En efecto, claro está que los jueces no están obligados a analizar todas y cada una de las argumentaciones de las partes,

    sino tan sólo aquéllas que sean conducentes y posean relevancia para decidir el caso (ver CSJN, "Fallos": 258:304; 262:222; 265:301; 272:225; F.Y.,

    "C.igo Procesal C.il y Comercial de la Nación, Comentado, Anotado y Concordado", T° I, pág. 825; F.A.. "C.igo Procesal C.il y Comercial de la Nación. Comentado y Anotado", T 1, pág. 620). Asimismo, en sentido análogo, tampoco es obligación del juzgador ponderar todas las pruebas agregadas, sino únicamente las que estime apropiadas para resolver el conflicto (art. 386, in fine, del ritual; CSJN, "Fallos": 274:113; 280:3201; 144:611).

    Es en este marco, pues, que ahondaremos en la cuestión de fondo del caso sub examine.

  4. La atribución de responsabilidad No cabe duda que la relación entre el supermercado y quien transita dentro del lugar es un usuario involucrado en una típica relación de consumo: el propio art. 42 de la Constitución Nacional adopta esta expresión de “relación de consumo” para evitar circunscribirse a lo contractual y referirse con una visión más amplia a todas las circunstancias que rodean o se refieren o constituyen un antecedente o son una consecuencia de la actividad encaminada a satisfacer la demanda de bienes y servicios para destino final de consumidores y usuarios.

    Fecha de firma: 23/10/2020

    Alta en sistema: 26/10/2020

    Firmado por: C.R.F., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: R.P., JUEZ DE CAMARA

    Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA B

    Ahora bien, el que transita dentro de un supermercado es, en definitiva, un usuario que se ajusta a lo determinado por los arts. 1 y 2 de la ley 24.240; y la empresa es un típico proveedor de servicios: al consumidor o usuario le son aplicables los principios “in dubio pro consumidor”, el deber de información, de seguridad y demás pautas de la Constitución Nacional y los arts.

    5, 6, y 40 de la ley 24.240. (A.L., F.M., “Contrato de paseo en un shopping, deber de seguridad, daños punitivos y reforma de la ley 26.361”,

    La Ley, 2008-D, 58).

    En ese contexto, apreciando que la moderna modalidad empresaria configura un fenómeno común a supermercados, los llamados “shoppings”, y demás centros comerciales que tienen en común atraer a mayúsculas cantidades de compradores, o consumidores porque no siempre se trata de adquirir bienes, sino de obtener servicios de diversa naturaleza, las obligaciones de seguridad se revelan de la naturaleza de las empresas que asumen la actividad y la desarrollan. (Esta S., R. 509.513 “G.C.B. y otro c/ Supermercados COTO SA s/ Daños y perjuicios”, del 15/12/2008).

    Entonces, el proveedor de productos y servicios debe velar por el desenvolvimiento regular de la circulación de los consumidores, lo que no es una obligación accesoria, extraña a la empresa, sino muy propia de la índole del servicio.

    Se reitera, el deber de custodia es lo suficientemente amplio como para abarcar en su contenido prestaciones tales como la vigilancia permanente,

    la remoción inmediata de obstáculos o elementos extraños, el control ininterrumpido de los mecanismos, y toda otra medida que dentro del deber de custodia pueda caber a los efectos de resguardar la seguridad, la estructura y fluidez de la circulación.

    A f. 124 declara P.C.F.C.. La testigo en cuestión es clara al señalar que la Sra. C. cayó, al tropezar por motivo de un vicio que presentaba una vereda peatonal interna de “Jumbo”. La testigo en cuestión fue propuesta al iniciar la demanda, dejando en claro que la misma había presenciado el hecho de marras (conf. art. 333 CPCCN).

    Cabe destacar que la prueba testimonial debe ser valorada en función de diversos elementos, ponderando las condiciones individuales y genéricas de los deponentes, seguridad del conocimiento que manifiestan,

    coherencia del relato, razones de la convicción que declaran y la confianza que inspiran, conforme a las reglas de la sana crítica (conf. C.. S. A, nº

    Fecha de firma: 23/10/2020

    ...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR