Coronavirus en la Argentina. El incómodo equilibrio entre la salud y la economía

 
EXTRACTO GRATUITO

Alberto Fernández camina entre el abismo económico y sanitario. El delicado equilibrio lleva ya más de la mitad de lo que transcurrió de su mandato. La hoja de ruta que parece forzosamente archivada por el y la gestión presidencial se reduce desde entonces a intentar resolver el incómodo dilema entre la vida y la economía."Entre la salud y la economía priorizo la salud", dijo Fernández en un mantra de sentido común durante varias intervenciones a lo largo de los cien días de aislamiento. Como lo hizo en marzo, cuando comenzó el confinamiento, pero también en abril y mayo, con una dosis de dramatismo: precisó muertes, contagiados y hasta la ocupación de las camas de terapia intensiva. Se viene lo peor."Es el único remedio. No estoy enamorado de la cuarentena, estoy enamorado de la vida. Sé que tiene consecuencias económicas, pero está afectando al mundo por igual. El problema es la pandemia", intentó calmar a los críticos. Justificó la decisión al comparar con la de otros países.Tal vez a las puertas del momento más crítico de la pandemia, el Gobierno comenzó a sentir el desgaste de algunos aliados que insinúan con bajarse del barco. O, al menos, a plantear en voz alta dificultades y exigir un cambio de rumbo. Es lo que sucede con varios sindicalistas que ya no callan su descontento y advierten cierta improvisación oficial. Los gremios no son un actor de reparto en la arquitectura de poder que imaginó Fernández. Junto con los gobernadores peronistas, el sindicalismo clásico es la base de su respaldo desde que Cristina Kirchner lo ungió como su candidato para desbancar a Mauricio Macri. Lo pensó como contra peso a La Cámpora, aseguran un mandatario provincial del norte y un dirigente de CGT de su máxima confianza.El acuerdo de precios y salarios que hubiera marcado los primeros 180 días de la gestión ya es historia. Manda hoy la supervivencia laboral. Ni siquiera el blindaje al empleo con la doble indemnización logra contener la sangría. Las bajas se producen en el sector privado, en el mixto y en el público. A veces se concretan por dosis homeopáticas, pero otras son masivas, como ocurrió con las 1450 cesantías de Techint al inicio de la cuarentena o el miércoles pasado con los 700 albañiles que fueron relegados por la empresa UCSA en una obra vinculada al tendido ferroviario del Belgrano Cargas en Salta. Gerardo Martínez, jefe de la Uocra, en la construcción.En junio el calendario de las paritarias habitualmente está a más de medio camino...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA