Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Ii, 15 de Marzo de 2023, expediente CNT 048695/2022/CA001

Fecha de Resolución15 de Marzo de 2023
EmisorCámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Ii

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA II

SENTENCIA INTERLOCUTORIA

EXPEDIENTE NRO.: 48695/22 (Juzgado n° 74)

AUTOS: CORONA M.G.C. PATRONAL ART

SA S/RECURSO LEY 27348.

VISTO

Y CONSIDERANDO:

En la Ciudad de Buenos Aires, luego de deliberar, a fin de considerar los recursos deducidos en autos y para dictar sentencia en estas actuaciones, practicado el sorteo pertinente, en la fecha de firma indicada al pie de la presente el Tribunal procede a expedirse de acuerdo con los fundamentos que se exponen a continuación.

El Dr. J.A.S. dijo:

  1. Contra la sentencia de primera instancia que confirmó la disposición de alcance particular dictada por la Comisión Médica n°010, se alza el actor con su escrito que fue contestado por la contraria.

    La Sra. Jueza a quo basó su decisión por considerar que de una lectura integral del memorial se desprende que aquél constituye un escrito de demanda autónoma y no se erige como un recurso. Reparó en que, pese a lo manifestado en el punto XIII del escrito, cuyo título reza SUBSIDIARIAMENTE APELA DICTAMEN DE COMISIÓN

    MÉDICA (ver fs. 83 del expediente administrativo), la parte actora no efectúa una crítica concreta y razonada respecto de lo dictaminado en la instancia administrativa previa sobre cuya base se emitiera la disposición apelada más allá de cuestionar la actuación de dicho cuerpo por vía del planteo de inconstitucionalidad que se desestimó. Explicó que la parte actora no aportó elementos científicos para rebatir las conclusiones del dictamen médico que permitan dilucidar en dónde radica el error o la conclusión en que se ha incurrido en el dictamen en cuestión para así solicitar su modificación, limitándose a cuestionar la falta de apreciación de la incapacidad invocando de manera absolutamente genérica “Por otra parte, la determinación de incapacidad es incompleta a tenor de que el actor no fue evaluado en su plenitud a los efectos de determinar, no solamente la incapacidad que es mayor, sino que tratamiento se requieren para una mejor curación del trabajador.” (ver fs. 84 del expediente administrativo) lo que demuestra ser una mera discrepancia o disconformidad con el resultado de las actuaciones administrativas. Agregó que de la lectura del “acta de audiencia médica” (fs. 46/7) surge además que el profesional efectuó

    un minucioso examen físico del demandante sobre “el tobillo y pie derecho” y que fue expresamente considerado en el “dictamen médico” (fs. 50) como asimismo de la historia clínica aportada por la aseguradora, “ donde consta la asistencia médica por la lesión Fecha de firma: 15/03/2023 padecida, con informe de evolución, estudios complementarios y tratamientos médicos Alta en sistema: 16/03/2023

    Firmado por: G.L.C., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: J.A.S., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: A.E.G.V., JUEZA DE CAMARA

    Firmado por: J.S.R., SECRETARIO DE CAMARA

    realizados, ecografía de pie derecho con fecha 14/3/2022…” Exploración región plantar,

    fascia plantar mínimamente engrosada a nivel de su inserción calcánea (6 mm) y en tercio medio del aductor hallux formación calcificada de 13 mm de diámetro….” por lo que la mera manifestación de que aquel sí posee incapacidad sin siquiera esbozar el motivo de su discrepancia con los establecido por los médicos dictaminantes, y sin brindar fundamentos científicos que avalen su postura, sellaba la suerte adversa de la cuestión. Recalcó que la mera afirmación y/o alegación acerca de que presenta incapacidad física y psicológica que pondera en un 20% y 10% respectivamente, no resulta suficiente para considerar que el escrito de apelación bajo examen constituye una crítica concreta y razonada en los términos que prescribe el artículo 116 de la L.O. (conf. Acta CNAT nro. 2669 del 16 de mayo de 2018).

    El apelante indica que en el fallo de grado se hacen las voces de un recurso desierto cuando en realidad se han dado exhaustas críticas fundadas al dictamen médico emitido en la Comisión Médica interviniente.

    Sin embargo, no explica en todo el recurso cuáles fueron esas exhaustas críticas, vierte consideraciones de contenido dogmático, cita jurisprudencia, insiste en que no fue revisado en su plenitud y que presenta incapacidad psicofísica por el infortunio sufrido el 7/3/22 pero no se hace cargo de ninguno de los argumentos de grado recién transcriptos.

    Ante ello, claro resulta que el recurso no reúne las exigencias del art. 116

    LO, en tanto allí no se hace la crítica que requiere dicha norma adjetiva.

    Este modo de proponer la queja no se adecua a las exigencias del sistema procesal de doble instancia en el que la actuación de los órganos judiciales de alzada se limita a corregir los errores en que puedan haber incurrido los jueces de grado.

    Cabe señalar que no es procedente que este tribunal haga un reexamen originario de las circunstancias fácticas del caso ni de las pruebas pues ello implicaría desconocer valor a la sentencia dictada por los jueces de grado, quienes actúan en virtud de la competencia asignada por el sistema procesal instituido por la ley 18.345.

    La función de los tribunales de alzada o de revisión consiste en examinar la sentencia que, en todo caso, refiere a los hechos y las pruebas de la causa y al derecho aplicado. Para que esa revisión sea posible es carga adjetiva de la parte interesada y legitimada expresar sus agravios en los términos que reclama el art. 116 de la ley orgánica exponiendo no una mera discrepancia con lo resuelto sino los errores que se imputan al proceso decisorio de grado.

    Más allá de ello, coincido con la sentenciante en que el recurrente, en oportunidad de alzarse contra lo resuelto en la sede administrativa, interpuso una demanda y no un recurso ya que no se analizó racionalmente los términos del decisorio.

    Al punto, tal como expuse en mi disidencia en el expte. 29.642/20

    Iglesias Nahuel Lautaro c/Provincia ART SA s/Recurso ley 27348

    sent. del 18/10/21, la Fecha de firma: 15/03/2023

    Alta en sistema: 16/03/2023

    Corte Suprema de Justicia Firmado por: G.L.C., JUEZ DE CAMARA

    de la Nación, en el precedente “Pogonza” del 2/9/2021, al Firmado por: J.A.S., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: A.E.G.V., JUEZA DE CAMARA

    Firmado por: J.S.R., SECRETARIO DE CAMARA

    Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

    SALA II

    explicar las razones de porqué consideraba constitucional el sistema de acceso a la jurisdicción por vía recursiva que prevé la ley 27.348, remarcó la necesidad de garantizar un control judicial suficiente, tanto mediante la revisión de las cuestiones fácticas y probatorias sobre las que se pronunció la Comisión Médica, como a través de la producción de prueba, ya sea a pedido de parte o por instrucción del propio Tribunal.

    Considero que permitir que quienes solicitan la intervención del Poder Judicial en casos alcanzados por ley 27348 deduzcan una demanda en vez de un verdadero recurso,

    importaría un apartamiento de la doctrina sentada por la Corte Federal en la causa “Pogonza”, que todos los magistrados de grado inferior tenemos el deber moral de respetar (Fallos: 25:368).

    Y, a mi modo de ver, habilitar la revisión de decisiones administrativas, ya sea en primera o en segunda instancia, mediante recursos que no contienen una crítica concreta y razonada de lo actuado ante las Comisiones Médicas, implicaría precisamente eso, sortear,

    mediante un artilugio, la clara directriz establecida por el Alto Tribunal.

    Únicamente mediante un cuestionamiento certero, objetivo y, por tanto, eficaz de la decisión adoptada en la Comisión Médica es posible garantizar el control judicial amplio y suficiente al que se refiriera la Corte Suprema de Justicia de la Nación en “Pogonza”, con remisión a la causa “Á. Estrada” (Fallos: 328:651). Es que, de otro modo, el análisis de la factibilidad de ese control amplio y suficiente se realizaría en abstracto, y partiría de un prejuzgamiento, como lo es que lo actuado en sede administrativa no se ajustó a derecho, ya sea porque se soslayaron cuestiones fácticas básicas o no se produjeron elementos probatorios indispensables para resolver el litigio; el magistrado, así, se apartaría de su función como garante del proceso a través de la revisión, donde lo ubica la ley 27348, y se alzaría como único director, con todo lo que eso implica, que es precisamente lo que la denominada ley “Complementaria de la Ley de Riesgos del Trabajo” intenta evitar.

    Insisto: el control judicial amplio y suficiente al que se refiriera la Corte Federal en “Pogonza” sólo es posible si se objeta de manera concreta y razonada la decisión adoptada por la Comisión Médica, tal como lo mandan los artículos 27 y 39 del decreto 717/96 y 16

    de la Resolución nº 298/2017 de la Superintendencia de Riesgos del Trabajo, en consonancia con lo que prevé el artículo 116 de la ley 18.345.

    Quiero dejar en claro, en este punto, no sólo que no existe obstáculo para la producción de prueba en la instancia revisora judicial, tanto ante los juzgados de grado como ante esta Cámara, sino que -además- el propio régimen integrado por la ley 27348

    (arts. 2 y 13), la Resolución nº 298/2017 de la SRT (art. 7) y el Acta 2669 de la CNAT

    (arts. 4 y 5) habilitan que se realice. Esa producción probatoria debe llevarse a cabo cuando hubieran sido incorrectamente rechazadas medidas de prueba en sede administrativa (como lo establece el artículo 122 de la ley 18345), o cuando el Juzgado o la Sala las ordene con el objetivo de mejorar, esclarecer o complementar elementos Fecha de firma: 15/03/2023

    Alta en sistema: 16/03/2023

    incorporados al...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR